Poesía de Gloria Fuertes El camello cojito para los niños

Un poema de Navidad de Gloria Fuertes para los niños

‘El camello cojito’ es una poesía de Gloria Fuertes ideal para leer en Navidad con los niños. También se le conoce como Auto de los Reyes Magos. Este divertido poema narra cómo uno de los camellos de los Reyes Magos de Oriente estaba cojo por culpa de un cardo que se encuentra en el camino. Descubre qué sucedió después.

Poesía de Gloria Fuertes ‘El camello cojito’ para leer en Navidad a los niños

Poesías de Gloria Fuertes para los niños

El camello se pinchó con un cardo del camino

y el mecánico Melchor con buen tino le dio vino.

Baltasar fue a repostar

más allá del quinto pino…

mientras intranquilo Melchor

consultaba su “Longinos”‘.

¡No llegamos, no llegamos,

y el “Santo Parto” ha venido!

son las doce y tres minutos

y tres reyes se han perdido.

El camello cojeando

más medio muerto que vivo

va espeluchando su felpa

entre los troncos de olivos.

Acercándose a Gaspar,

Melchor le dijo al oído:

-Vaya birria de camello

que en Oriente te han vendido.

A la entrada de Belén 

al camello le dio hipo.

¡Ay qué tristeza tan grande

en su belfo y en su hipo!

Se iba cayendo la mirra

a lo largo del camino,

Baltasar lleva los cofres,

Melchor empujaba al bicho.

Y a las tantas ya del alba

-ya cantaban pajarillos

a la puerta de Belén

el supremo rey estaba.

Los tres reyes se quedaron

boquiabiertos e indecisos,

oyendo hablar como a un Hombre

a un Niño recién nacido.

-No quiero oro ni incienso

ni esos tesoros tan fríos,

quiero al camello, le quiero.

Le quiero, –repitió el Niño.

A pie vuelven los tres reyes

cabizbajos y afligidos,

mientras el camello echado

le hace cosquillas al Niño.

(Gloria Fuertes)

Algunas reflexiones sobre esta poesía para los niños

Esta divertida historia nos traslada al momento en el que nació el niño Jesús, y tres Reyes Magos viajaban hasta Belén con tres regalos: oro, incienso y mirra.

Los Reyes Magos iban en camellos, y esta historia cuenta cómo uno de ellos, el camello de Gaspar, se pinchó una pata con un cardo e iban más despacio, cojeando.

La divertida historia recompensa al final el esfuerzo del camello, que consiguió llegar al portal de Belén a pesar de su dolor. Por eso, el niño Jesús, valora su esfuerzo y entrega por encima del resto de regalos y prefiere quedarse con él como ofrenda.

Preguntas de comprensión lectora para tu hijo

Puedes usar este cuento en forma de poesía para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Comprueba si durante la lectura permaneció atento y es capaz de contestar a estas preguntas:

1. ¿Qué le pasó a uno de los camellos de los Reyes Magos?

2. ¿De quién era el camello cojito?

3. ¿Qué iba perdiendo el camello cojo por el camino?

4. ¿Qué regalo quiso quedarse el niño Jesús al ver lo que traían los Reyes Magos?

Deja un comentario