Que te corta, corta. Poesía corta divertida para niños

Un poema de Nicolás Guillén para los niños

Este es uno de los poemas más populares de Nicolás Guillén (1902-1989) en los centros escolares. Se llama ‘Que te corta, corta’, y es una divertida poesía para jugar con los niños a memorizar y escenificar con gestos y manos el poema. ¡Aquí lo tienes!

Una divertida poesía corta para niños: ‘Que te corta, corta’

Que te corta, corta, una poesía de Nicolás Guillén para niños

Son pocos versos, pero muy divertidos para los más pequeños. De hecho, esta poesía se utiliza en muchos centros educativos. Es fantástica para trabajar la memoria y la interpretación. Se puede jugar a representar a los diferentes animales de los que se hablar. Aquí tienes la poesía:

¡Qué cola tan larga

tiene ese ratón!

corta corta corta

¿Quién se la cortó? 

¡Qué pico tan grande

tiene este tucán!

Corta, corta, corta…

¿Quién lo cortará? 

¡Qué rabo tan gordo

tiene ese león!

Corta, corta, corta…

¿Quién se lo cortó? 

¡Que carne tan dura

tiene este caimán!

Corta, corta, corta…

¿Quién lo cortará?

A la corta, corta,

y a la corta va,

corta que te corta,

que te cortará.

(Nicolás Guillén)

El poema recitado por niños

Esta preciosa poesía de Nicolás Guillén ha sido recitada en numerosas ocasiones. Aquí tienes una demostración de lo bien que se lo pasan los niños con este poema, que por cierto, se recoge en el libro ‘Por el mar de las Antillas anda un barco de papel’ del poeta cubano. Los niños tiene tan solo tres años:

Cómo usar con los niños esta poesía de ‘Que te corta, corta’

Puedes usar esta poesía de Nicolás Guillén de muchas formas:

1. Para trabajar la memoria: Anima a tu hijo a aprender de memoria esta poesía. No son muchos versos, y al ser repetitiva en su forma, les será mucho más fácil retenerlos. Es un trabajo muy bueno para el cerebro.

2. Trabaja la interpretación: Al recitar la poesía, se trabaja no solo la entonación. Cada verso puede acompañarse de gestos y movimientos que expliquen mejor lo que se cuenta. Los niños pueden trabajar así la interpretación y por supuesto, la imaginación a la hora de escoger los gestos o movimientos que utilizarán.

3. Mejora la comprensión lectora: Con gestos muchas veces se entiende todo mejor. Sobre todo para los niños más pequeños, que aún están asimilando y aprendiendo nuevas palabras del idioma cada día. Con ello estarás contribuyendo a mejorar su comprensión lectora.

4. Incentiva el amor por la literatura: La poesía es un fantástico ‘anzuelo’ para atraer a los niños más pequeños hacia la literatura. A esa edad, les cuesta mucho mantener la atención en algo, y las poesías, al ser cortas y divertidas, son ideales para asegurar que nuestro hijo estará atento.

Más poesías divertidas para niños

Si te gusta la poesía, disfrutarás con estos otros poemas, que también son divertidos y muy apropiados para los niños más pequeños:

Se mató un tomate: Esta poesía es tan disparatada que tu hijo no podrá dejar de reír. Además aprenderá los nombres de muchas verduras y hortalizas. ¡Haz la prueba!

El sapito Glo, glo, glo: Con esta preciosa poesía corta podrás jugar a las onomatopeyas con tu hijo. Además, es muy fácil de memorizar. ¡Te encantará!

Tontería: Esta poesía de Eduardo Polo es a la vez un divertido juego para que los niños detecten los acentos que faltan. Además de divertida… ¡educativa!

Canción con sarampión: Aquí tienes otra poesía muy divertida. Esta vez, de Elsa Isabel Bornemann. ¿Te imaginas a un pulpo con sarampión? Tu hijo se divertirá mucho con este disparatado poema con el que también puede trabajar la memoria.

Deja un comentario