Refranes españoles sobre la pereza para niños

Refranes para niños sobre la pereza

Te ofrecemos hasta 20 refranes españoles sobre la pereza para niños. Son fantásticos para enseñar a los niños por qué no deben ser perezosos y sí esforzarse y perseverar en todo lo que hagan. Utiliza todos estos refranes populares como herramienta educativa con tu hijo.

20 refranes españoles sobre la pereza para educar a los niños en el esfuerzo

Refranes sobre la paciencia

El refranero español nos ofrece sentencias y metáforas que nos ayudan a reflexionar sobre determinados valores. En esta ocasión recogemos 20 refranes españoles sobre la pereza. Con ellos, puedes educar a tu hijo en la necesidad de esforzarse en todo lo que haga. Aquí los tienes:

1. ‘No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy’. La pereza nos invita a posponer una tarea porque no nos apetece a hacerla. Sin embargo, tal vez mañana sea tarde, tal vez tengas menos tiempo y no puedas hacerla Este refrán nos viene a decir que si tienes algo que hacer y tienes tiempo suficiente para hacerlo en este momento, hazlo.

2. ‘Pereza nunca levanta cabeza’. Este refrán se utiliza para advertir de la inutilidad de la pereza, que al final supone un obstáculo para avanzar en la vida. Viene a decirnos que los perezosos u holgazanes, nunca conseguirán sus objetivos. Al final, salvo que sean escogidos por la diosa de la suerte, no conseguirán nada en la vida.

3. ‘Al perezoso y al pobre, la cama se los come’. A los perezosos les encanta estar tumbados en la cama o un sillón, dejando que el tiempo pase sin más, sin hacer nada. Este refrán advierte del peligro que esto supone. Si no hacen nada, terminarán sin nada. Es decir, el perezoso terminará siendo pobre.

4. ‘Pereza no es pobreza pero por ahí se empieza’. Siguiendo el refrán anterior, se tiende a comparar la pereza con la pobreza. Al menos, este refrán os avisa de que una puede conducir a la otra.

5. ‘Si cuando duermo me canso, ¿qué será cuando ando?’. Este refrán se refiere a todos aquellos que van de la cama al sillón y del sillón a la cama, sin hacer más esfuerzo que ese. Si ya ante ese mínimo esfuerzo creen que hacen mucho y se cansan, ¿qué pasará cuando de verdad hagan algo? Una recriminación en toda regla a la holgazanería.

6. ‘El pastor dormido y el ganado en el trigo’. Imagina que un pastor se duerme y su ganado se mete en un trigal y lo destroza… Bien sea suyo el trigal o de otro, su holgazanería ha provocado un daño irreparable. La advertencia es bien sencilla: nuestra pereza puede hacernos daño a nosotros y a otros.

7. ‘Unos por otros, la casa sin barrer’. Cuando se tiene que realizar un trabajo en equipo y ninguna de estas personas hacen su trabajo, o bien porque no se ponen de acuerdo o bien porque no quieren hacerlo, al final la tarea no se hace, y esto repercute en el rendimiento de todos y a veces llega a afectar a otras personas.

8. ‘Si quieres buena fama, no te dé el sol en la cara’. No está bien visto ser muy dormilón, porque es propio de los más perezosos. En cambio, las personas más madrugadoras ganan en reputación, porque se supone que es una característica propia de los más trabajadores. El refrán nos advierte de que debemos madrugar en lugar de quedarnos en la cama hasta bien tarde.

9. ‘La pereza nunca hizo nobleza’. De nuevo se vuelve a comparar la pereza con la falta de prosperidad. La pereza no hace riqueza, podríamos decir. Además, no. es propia de los ‘nobles’ (en el sentido de adjetivo), sino de los más cobardes, que no buscan otra cosa que ‘huir’ de sus obligaciones.

10. ‘Enfermedad que no estorba para dormir o comer, poco es de temer’. Los más perezosos son capaces de inventar cualquier excusa para no hacer sus obligaciones. Pero estas excusas suelen ser insuficientes. Por ejemplo, es típico de las personas más holgazanas poner como excusa que están enfermos o extremadamente cansados, pero sin embargo, no dejan por ello de comer. Conclusión: la enfermedad o el cansancio eran solo una excusa para no trabajar.

11. ‘A más dormir, menos vivir’. En cierta manera, el tiempo que pasamos durmiendo (necesario, por otro lado), lo restamos de nuestras horas de vida activa y relación con los demás. El refrán compara la pereza con las horas en las que estamos dormidos, y se usa como una metáfora para advertirnos de que al ser perezosos estamos ‘como dormidos’ y dejamos de experimentar cientos de experiencias de vida útiles.

12. ‘El que hace un cesto, hace cientos’. La pereza hace que muchas personas digan que si hacen una tarea, no pueden hacer otra. Sin embargo, esto no es así. El refrán nos recuerda que hacer una tarea no es ninguna excusa ni impide hacer otra.

13. ‘Zorro dormilón no caza gallinas’. Los animales necesitan estar activos y alerta para cazar, y supone un esfuerzo para ellos. Pero si no cazan, no comen. Y si se duermen, no cazan, y por lo tanto, no sobrevivirían. Tomemos el ejemplo de los animales y usémoslo como metáfora: el que no trabaja, no come. El que se duerme, no sobrevive.

14. ‘Boquerón que se duerme, se lo lleva la corriente’. Si te puede la pereza, no estarán alerta ante los peligros y no avanzarás en la vida. Al menos es una de las advertencias que podemos sacar de este popular refrán.

15. ‘Quien se levanta tarde, ni oye misa ni come carne’. Esto es así porque la misa de diario suele ser muy temprano. El que se levanta tarde y no madruga, ya no está a tiempo de ir a misa. Además, como desayunará tarde, no le dará tiempo a comer y a cocinar carne para la comida.

16. ‘Mientras descansas, trilla las granzas’. Las granzas son esos ‘palitos’ flexibles del trigo que quedan tras recoger el grano, y que sirven para realizar utensilios de paja, como cestos o sombreros. Es una tarea artesanal que se puede hacer dentado, con poco esfuerzo. El refrán viene a decirnos que aunque estés cansado y pienses que no puedes hacer nada, siempre podrás hacer algo que te lleve poco esfuerzo pero que en cambio sea útil.

17. ‘Quien mucho duerme, poco aprende’. En este caso se compara la pereza con la ignorancia, ya que los más dormilones no tienen tiempo para aprender. Tiene su lógica, porque el que prefiere posponer todas las tareas, nunca aprenderá a hacerlas. Se aprende a base de práctica.

18. ‘Quien suda, a su salud ayuda’. El esfuerzo no es solo bueno para ganar en prosperidad, sino que también es bueno para estar en forma y mejorar la salud, tanto física como del intelecto. El trabajo y el esfuerzo también es salud.

19. ‘Si quieres ser dichoso, nunca estés ocioso‘. El ocio o la pereza no son compatibles con la dicha y la prosperidad. Existen más refranes como este, como es el caso de ‘Ocioso, vicioso’ o bien ‘A buenos ocios, malos negocios’.

20. ‘A quien madruga, Dios le ayuda’. Con este refrán se hace referencia a la necesidad de madrugar para que nos dé tiempo a hacer todas las tareas pendientes. De otra forma, perderíamos el tiempo y no tendríamos tiempo suficiente para realizarlas. En este sentido existe también otro refrán similar: ‘Quien pierde la mañana, malogra la jornada’.

Puede que también te interese...

Deja un comentario