Rodolfo el reno. Cuento de Navidad para niños

‘Rodolfo el reno’ es un cuento de Navidad para niños que explica la historia de quién es Rodolfo o Rudolph, el reno más famoso de los que tiran del trineo de Santa Claus. Descubre con tu hijo este hermoso cuento de Navidad lleno de valores.

Un cuento de Navidad para niños con valores: Rodolfo el reno

Cuento de Navidad para niños

Rodolfo era un pequeño reno que vivía con su familia y muchos otros renos como él. Bueno, como él exactamente, no.

El reno Rodolfo había nacido con la nariz roja, muy roja, tanto, como un tomate. Y el resto de renos se reía de él. Así que el pobre Rodolfo, tuvo que aguantar muchas burlas desde bien pequeño.

Rodolfo creció, y cada vez estaba más triste, porque el resto de renos no paraban de burlarse de su nariz. así que un día le dijo a sus padres:

– Creo que será mejor que me vaya de aquí y busque un lugar más acogedor, donde me valores y nadie se ría de mi aspecto.

Los padres de Rodolfo estaban desolados. Sentían mucha pena por su hijo, y no querían que se fuera, pero sabían que era lo mejor para él.

Rodolfo se va en busca de un lugar mejor

El reno Rodolfo se fue de su casa, y estuvo probando suerte en otros muchos lugares, pero en todos lados le pasaba lo mismo:

– ¡Ja,ja,ja!- reían los otros ciervos al verle llegar– ¡Mirad su nariz! Parece que le pegaron un pimiento rojo…

Y el resto de animales reían también.

El pobre Rodolfo no sabía qué hacer, y terminó viviendo solo, en una zona de la montaña en donde no había apenas animales. Decidió que allí, en medio de la nada, es donde mejor estaría, lejos de las burlas de los demás. Aunque en el fondo, allí tampoco era feliz. Él lo que quería era poder vivir con más ciervos.

Rodolfo y Santa Claus se conocen

Era 24 de diciembre, y Santa Claus preparaba su trineo con mucha alegría. ¡Al había llegado el día tan esperado! ¡Por fin podría repartir sus regalos a todos los niños del mundo!  Santa Claus miró al cielo:

– ‘Ho, ho, ho!- dijo Santa Claus con su gran vozarrón-. Bueno, parece que en principio va a a ser una buena noche. ¡Se ven las estrellas! Vamos, amigos, surquemos el cielo con nuestro trineo mágico.

Así que Santa Claus, seguro de que se avecinaba una noche maravillosa y despejada, se subió a su trineo tirado por ocho renos, y comenzó a volar cargado con un enorme saco lleno de regalos.

Pero unas horas después, justo cuando Santa Claus sobrevolaba una altísima montaña, el cielo se llenó de nubes, y éstas eran tan espesas, que no podía ver nada.

Sus ocho renos estaban desorientados, y no sabían por dónde debían ir.

– ¡Oh, no!- dijo Santa Claus- ¡No se ve nada! ¿Y ahora cómo veré las chimeneas de las casas? Pero… esperad, ¿y eso rojo de allá abajo? ¿Lo veis vosotros, mis queridos renos? ¿Qué será eso?

Sí, Santa Claus acababa de ver un punto rojo en medio de la espesa niebla, y decidió bajar con el trineo para comprobar de qué se trataba. Al aterrizar sobre la nieve, bajó del trineo y se acercó hacia aquel punto rojo. ¿Imagináis de quién se trataba? ¡Rodolfo!

– ¡Un reno!- dijo en voz alta Santa Claus- ¡Un reno con la nariz roja!

De cómo Rodolfo formaría parte del trineo de Santa Claus

Rodolfo se asustó un poco. No podía creer lo que veía. Sus padres le habían contado la historia de aquel hombre bonachón que repartía regalos a los niños en Navidad, sobre un trineo mágico tirado por renos. Pero él pensaba que era una leyenda…

– No te asustes, pequeño- dijo Santa Claus al notar el miedo de Rodolfo- ¡Tienes un don maravilloso! ¡Me encanta tu nariz! Y eres justo el reno que necesito en mi trineo. ¿Te gustaría formar parte de este fantástico equipo de renos?- dijo Santa Claus señalando al resto de renos, que esperaban pacientes junto al trineo.

¿De verdad le estaba pidiendo Santa Claus a él, a Rodolfo, el reno de la nariz roja, que fuera el reno protagonista en su trineo? El pequeño Rodolfo no podía estar más contento:

– ¡Sí! ¡Sí!- dijo entusiasmado.

– Pues no se hable más, ven conmigo. Tu nariz será para nosotros como un faro– Y Santa Claus le echó a Rodolfo unos polvitos mágicos para que pudiera volar y de pronto su nariz se iluminó. Y el color era tan intenso, que los renos pudieron ver a pesar de las nubes.

Desde entonces, el reno Rodolfo es el reno favorito de Santa Claus, ya que sin él no podría trabajar en muchas zonas en donde la niebla impide ver las viviendas. Y Rodolfo, por su parte, encontró una familia, una familia que de verdad le quería tal cual era, con su graciosa nariz roja. Y por fin, fue feliz.

Qué valores puedes trabajar junto a tu hijo con este cuento de Navidad

Con este cuento de Rodolfo el reno, puedes trabajar:

– El valor del respeto por las diferencias  y la tolerancia.

Las diferencias nos hacen únicos.

– Por qué las diferencias pueden ser un don.

Reflexiones sobre el cuento ‘Rodolfo el reno’ para los niños

El cuento de Rodolfo el reno es una maravillosa historia para trabajar con los niños valores esenciales importantísimos para luchar contra el bullying y el acoso escolar.

El valor de la tolerancia: Ante todo, este precioso cuento de navidad nos habla de la necesidad de ser tolerantes, es decir, de respetar las diferencias de otros y no verla como algo malo.

Las diferencias pueden ser un don: De hecho, El cuento de Rodolfo el reno nos viene a decir que las diferencias, lejos de ser un problema o un motivo de humillación y decepción, pueden llegar a ser un don. Todo depende de cómo se mire. Las diferencias, recuerda, es lo que nos hace únicos y realmente valiosos.

Trabaja con tu hijo estos valores para que entre todos podamos construir un mundo más justo, tolerante y respetuoso. Valores indispensables para garantizar la paz entre todos.

Preguntas de comprensión lectora para los niños

También puedes utilizar este cuento navideño para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Puedes usar para eso estas preguntas. Descubre si tu hijo es capaz de contestarlas y si entendió el mensaje del cuento de Rodolfo el reno:

  1. ¿Qué tenía Rodolfo el reno que le hacía diferente al resto?
  2. ¿El resto de renos le ayudaban o se reían de él?
  3. ¿Por qué quiso irse Rodolfo de su casa?
  4. ¿Qué le sucedía a Santa Claus? ¿Por qué no podía ver las chimeneas de las casas?
  5. Santa Claus pensó que Rodolfo era ideal para tirar de su trineo. ¿Por qué?

Villancico de Rodolfo el reno

Tal vez también te interese...

Deja un comentario