Rómulo y Remo. Leyenda para niños sobre las adopciones

¿Conoces la leyenda italiana de Rómulo y Remo? Es una leyenda muy conocida porque los italianos consideran a Rómulo y Remo los fundadores de Italia. Pues bien, sobre estos dos hermanos gemelos ronda una increíble leyenda que puede servirte para hablar con tu hijo de las adopciones.

Los hijos son aquellos que se aman y cuidan desde el corazón. Existen madres que han tenido a sus hijos de forma física y madres que no tuvieron un parto pero sí un hijo gracias a la adopción. Si tu hijo te pregunta por qué hay hijos adoptados, o si una madre adoptiva es capaz de sentir amor por sus hijos, no dudes en leer esta preciosa leyenda italiana de ‘Rómulo y Remo’.

Rómulo y Remo, una leyenda para niños sobre las adopciones muy famosa en Italia

Cuenta una leyenda italiana que hace mucho, pero muchísimo tiempo, existió un héroe troyano, un guerrero muy famoso de nombre Eneas. Él era hijo de una mujer muy bella, Venus, y de un príncipe, Anquises. Pues este valiente guerrero, Eneas, fundó una floreciente ciudad: Alba Longa, situada en la orilla izquierda del río Tíber. Fue el comienzo de una dinastía de reyes. Sus descendientes reinaron en esa ciudad hasta que dos hermanos se disputaron el trono. Uno de ellos consiguió vencer y condenó a la hija de su hermano, llamada Rea Silvia, a ser sacerdotisa para que no pudiera tener hijos que disputaran el trono a los suyos.

Pero el dios Marte (dios de la guerra), al enterarse de esto, decidió tener hijos con Silvia. Y así nacieron dos gemelos: Rómulo y Remo. Pero Rea Silvia tuvo miedo de que su tío malvado hiciera daño a los niños y les depositó en una canasta, dejándoles a merced del río Tíber, con la esperanza de que alguien los encontrara y los pudiera cuidar. Y así fue: casi en la desembocadura del río, antes de llegar al mar, una loba, Luperca, encontró a los bebés y decidió adoptarlos. Amamantó a los pequeños junto a sus lobeznos hasta que crecieron. Les dio cariño, calor y les enseñó a sobrevivir en la montaña.

Los niños pensaron que era su madre real, y los lobeznos, sus hermanos. La loba se dio cuenta de que los gemelos debían volver con los humanos, y los llevó hasta la casa de unos pastores. Ellos decidieron cuidarles durante toda la infancia y adolescencia. Allí, Rómulo y Remo pudieron estar a salvo hasta que se hicieron mayores. Entonces, regresaron a la ciudad de Alba Longa y al fin pudieron conocer su verdadera identidad.

Lo primero que hicieron los gemelos, al enterarse de todo lo que había pasado, es devolver el trono al hermano bueno, Numitor, y destronar al hermano malo de sus dos tíos. Y en la ribera derecha del río Tíber, el lugar en donde la loba Luperca les amamantó y cuidó de bebés, fundaron una ciudad que fue creciendo y aumentando en riquezas sin parar. A esta ciudad la llamaron Roma.

Reflexiona con tu hijo sobre esta leyenda sobre la fundación de Roma

Esta leyenda está considerada como la historia de la fundación de Roma, la capital de Italia. Es una bella leyenda sobre la que podemos reflexionar sobre un tema muy interesante: el de las adopciones. La leyenda cuenta cómo la verdadera madre de Rómulo y Remo tuvo que dejar partir, con todo su dolor, a sus dos hijos para proteger su vida y cómo otras dos madres les cuidaron y amaron para darles todo lo que necesitaban.

Una madre al fin y al cabo es aquella que ama, cuida y educa a sus hijos. La leyenda tal vez sea un poco compleja para tu hijo, así que puedes ayudarle a entenderla y a prestar atención a los detalles con estas preguntas de comprensión lectora:

  1. ¿Por qué el tío de Rea Silvia no quería que tuviera hijos y la desterró a una montaña?
  2. ¿Quiénes eran los padres físicos de Rómulo y Remo?
  3. ¿Por qué su madre les dejó en el río sobre unas cestas de mimbre?
  4. ¿Quién cuidó al principio a los bebés?
  5. ¿Tuvieron los gemelos alguna otra madre?
  6. ¿Qué hicieron los gemelos cuando se hicieron mayores?
  7. ¿Qué ciudad fundaron en el lugar en donde les amamantó la loba?

Tal vez también te interese...

Deja un comentario