Un buey hermoso. Leyenda de Navidad para niños

Una leyenda sobre el respeto originaria de Bután

‘Un buey hermoso’ es una leyenda de Navidad originaria de Bután, que habla sobre una historia que sucedió con el buey que vio nacer al niño Jesús.

Las leyendas intentan explicar hechos  insólitos. La mayoría tienen que ver con algún tipo de fenómeno de la Naturaleza, como la lluvia, el atardecer, el sol y la luna… Pero otras leyendas van más allá, e intentan buscar anécdotas de nuestra Historia. En este caso, la leyenda de Bután nos habla de un buey… un buey muy especial que además nos anima a reflexionar sobre valores como humildad y respeto. 

‘Un buey hermoso’ es una preciosa leyenda de Bután relacionada con la Navidad

Un buey hermoso, leyenda de Navidad de Bután

Cuenta una antigua leyenda de Bután una historia increíble sobre el buey que vio nacer el niño Dios. El buey, que era muy hermoso, era el animal favorito de su amo, Amir, un humilde y trabajador granjero de una aldea próxima a Belén.

El buey trabajaba mucho y muy bien, y su amo le trataba con mucho cariño. El granjero parecía feliz, aunque en realidad, tenía un gran pesar: ocultaba que tenía muchas deudas con otro campesino. El buey un día se enteró y le dijo a su amo:

– ¡Tengo una idea! Puedes realizar una apuesta con el granjero al que le debes dinero: apuesta con él que puedo tirar de 100 carretas cargadas. Si lo consigo, tendrá que perdonarte las deudas.

A Amir le pareció una buena idea, y le propuso la apuesta al granjero. A él le pareció interesante…

– ¿Que tu buey es capaz de cargar con 100 carretas? ¡Eso tengo que verlo!

Fijaron un día, y muchos acudieron para comprobar si aquello que proponía el granjero era cierto. El buey Hermoso empezó a tirar de las carretas… pero cada vez estaba más cansado y empezó a caminar algo más lento… Entonces, su amo quiso que el resto de granjeros vieran lo que era capaz de hacer y lo que sus animales le respetaban, y empezó a gritar y a azotar al animal para que caminara más rápido.

– ¡Venga, buey estúpido, camina más deprisa!

El buey, al oír los insultos se enfadó,  se sentó y decidió quedarse ahí, sin dar ni un solo paso más.

Amir perdió la apuesta y se entristeció. Al llegar a casa, le preguntó al animal por qué había hecho eso:

Porque me trataste mal, amo. Si me hubieras pedido las cosas con dulzura, habría obedecido…

Amir se dio cuenta de su error y pidió disculpas al buey. El animal, apenado, le dijo que lo volviera a intentar.

– Volvamos a intentarlo, le dijo el buey… Apostemos de nuevo y esta vez, trátame bien y cumpliré mi promesa.

Y así fue. Amir pidió al granjero con el que tenía deudas una segunda oportunidad. Cuando llegó el momento, se acercó al buey y le dijo:

– Oh, Hermoso buey, ¿podrías tirar de estos carros, por favor?

El buey obedeció al instante y Amir ganó la apuesta.

Con los años, Amir se jubiló y se retiró a Belén. Se hizo con un viejo albergue y construyó un pesebre al lado para que su buey pusiera descansar. Poco después, un 24 de diciembre, Amir recibió una visita muy especial…

Reflexiones del cuento de ‘Un Buey hermoso’ para tu hijo

Con este cuento trabajarás:

– En qué consiste el valor del respeto.

– La importancia del valor de la humildad.

– En qué consiste la nobleza y la fidelidad.

– El valor de la gratitud.

– Por qué debemos perdonar las ofensas. 

Este hermoso cuento, originario de Bután, nos propone valores esenciales muy importantes para reflexionar con los niños. Por ejemplo, el valor del respeto. El buey y su amo tenían una relación amable y respetuosa, ambos se admiraban y respetaban, hasta que Amir le faltó al respeto al buey. Entonces éste, sintiéndose dolido y humillado, decidió dejar de obedecerle.

Los gritos no conducen a nada. Tampoco el maltrato. Se respeta a aquel que, desde la humildad,  ofrece amor y un trato de respeto. Es decir: para conseguir que alguien nos respete debes respetarle y sobre todo, confiar en él. La confianza es la base del respeto.

El buey nos enseña qué es la fidelidad y la nobleza. Y así, a pesar de que su amo le humilla en público, él prefiere perdonarle y ofrecerle una segunda oportunidad. ¿Por qué? Porque en el fondo, confían en él.

La relación entre el buey hermoso y su amo es una relación de amistad, y ya sabes que la amistad se fundamenta en el respeto mutuo, la empatía y la fidelidad.

Repasa con tu hijo todos estos valores esenciales. También puedes ayudarle a mejorar su atención y comprensión lectora haciéndole estas preguntas al finalizar la lectura:

  1. ¿Por qué quería tanto Amir al buey Hermoso?
  2. ¿Qué le propuso el buey Hermoso a su amo para terminar con las deudas que tenía con otro granjero?
  3. ¿Consiguió ganar la primera apuesta el granjero? ¿Por qué?
  4. ¿Qué le dijo que hiciera el buey a su amo para ganar la apuesta?
  5. ¿Logró al final el granjero ganar la apuesta?
  6. ¿A dónde se fue a vivir el granjero cuando se jubiló?
  7. ¿Imaginas quién visitó el pesebre en donde descansaba el buey un 24 de diciembre?

 

Tal vez también te interese...

Deja un comentario