Un soneto me manda hacer Violante. Poesía de Lope de Vega para niños

Una fantástica poesía para memorizar y para enseñar poesía a los niños

Una de los grandes valores de las poesías es su utilidad para incentivar la memoria. En este caso, te proponemos este conocido poema del dramaturgo español Lope de Vega (1562-1635): Un soneto me manda hacer Violante. Es una forma fantástica además de trabajar la forma de un soneto con los niños y hacer trabajar la memoria.

El soneto más conocido de Lope de Vega: Un soneto me manda hacer Violante

Un soneto me manda hacer Violante, poesía de Lope de Vega para niños

No encontrarás otro soneto tan divertido como este que en sí mismo explique qué es un soneto. Este poema de Lope de Vega es maravilloso para hablar de este tipo de poema con los niños y de paso se puede utilizar para incentivar la memoria. ¡Aquí lo tienes!:

Un soneto me manda hacer Violante 

que en mi vida me he visto en tanto aprieto

catorce versos dicen que es soneto; 

burla burlando van los tres delante.

Yo pensé que no hallara consonante, 

y estoy a la mitad de otro cuarteto

mas si me veo en el primer terceto, 

no hay cosa en los cuartetos que me espante.

Por el primer terceto voy entrando, 

y parece que entré con pie derecho, 

pues fin con este verso le voy dando.

Ya estoy en el segundo, y aun sospecho 

que voy los trece versos acabando; 

contad si son catorce, y está hecho.

(Lope de Vega)

Cómo trabajar Un soneto me manda hacer Violante, de Lope de vega, con los niños

Esta poesía es, sí, un soneto. O podríamos decir: el soneto. Explica como ningún otro profesor qué es un soneto de la forma más divertida y didáctica. Parece un juego y como tal puedes usarlo con los niños para enseñarles qué es un soneto y por qué no, intentar crear uno:

Las pistas que nos da Lope de Vega: a lo largo de este soneto, Lope de Vega nos da pistas de cómo se estructura un soneto. Por ejemplo, nos dice que son catorce versos. Al final del todo nos propone contarlos para comprobar si efectivamente son catorce. Y también nos habla de la estructura de esos catorce versos: dos cuartetos y dos tercetos. ¿Y la rima? La rima, como dice al principio, debe ser consonante. Y fíjate que riman los versos: en los cuartetos, el primer con el último verso. También riman los versos de en medio del cuarteto. Y en el caso de los tercetos, el primer verso con el tercero y riman los versos de en medio.

Crea tu propio soneto: ya tenemos las pautas para crear un soneto… sabemos que son catorce versos estructurados en dos cuartetos y dos tercetos y cómo debe ser la rima. Pero no es tan fácil.. ten en cuenta que cada verso tiene once sílabas. Cuenta, cuenta… Ahora sí, tienes las instrucciones para crear un soneto. ¡Aviva tu imaginación!

Memoria en acción: por supuesto, este soneto es ideal para hacer trabajar a la memoria. Lo utilizan en muchos colegios porque es divertido y muy didáctico para los niños. No es difícil de memorizar. ¿Quieres intentarlo?

Otros fantásticos poemas para los niños

Existen muchas y muy buenas poesías para trabajar la memoria, la dicción, el vocabulario y la comprensión lectora con los niños. Aquí tienes más ejemplos:

La princesa triste: Rubén Darío nos anima a indagar en las emociones con este hermoso poema que nos plantea cómo es la tristeza. Analiza sus metáforas y comparaciones.

Canción del pirata: el poema más famoso de Espronceda nos anima a hablar del impagable valor de la libertad y memorizar un poema muy largo pero hermoso. ¿Te atreves?

Esta es la llave de Roma: las retahílas son maravillosas para comenzar a trabajar la memoria. Encadenan el final de un verso con el principio del siguiente, lo que hace muchos más fácil el proceso de memorización. ¡Prueba con este poema!

Deja un comentario