Valentina. Cuento corto infantil sobre la empatía

Un cuento para niños sobre el valor de la empatía

‘Valentina’ es un precioso cuento corto infantil sobre la empatía. Valentina adora las sonrisas y la felicidad, y no quiere ver triste a nadie, porque la tristeza de los demás le llenan a ella de tristeza, mientras que las risas le aportan mucha felicidad. Esto es empatía: la capacidad de sentir las emociones de los demás. 

Reflexiona con este precioso cuento corto sobre este valor esencial junto a tu hijo. ¿Por qué es importante tener empatía? Lo descubrirás leyendo el cuento de ‘Valentina’.

Un precioso cuento corto infantil sobre la empatía: ‘Valentina’

Valentina, un cuento corto infantil sobre la empatía

A Valentina no le gustaban las caras tristes. Ni las caras regañonas. No le gustaban las lágrimas ni el miedo. Y cada vez que alguna de sus amigas se enfadaba, se ponía triste.

A Valentina le gustaban las risas y sonrisas. Las caras alegres. Las carcajadas. Las canciones y los saltitos. Le gustaba su abuelo Zacarías porque siempre estaba de buen humor y le hacía reír.

– De mayor quiero ser como tú- le dijo un día a su abuelo.

– ¿Cómo yo?- le preguntó Zacarías extrañado.

– Sí- le dijo Valentina-, de mayor quiero hacer reír a la gente.

-Ah!… entonces lo que quieres ser es… ¡¡payaso!!

Desde luego, su abuelo Zacarías siempre estaba con sus bromas… ¿Payaso? Valentina no había ido nunca al circo. Había visto payasos dibujados en los libros, pero nunca uno de verdad. Su abuelo Zacarías le dijo sin embargo que no era ninguna broma. Bajó al trastero y regresó con una divertida nariz roja y unos enormes zapatones negros.

A Valentina casi le da un ataque de risa al ver a su abuelo así vestido.

– ¿Ves?- le dijo Zacarías- Yo de joven fui payaso. Los payasos hacen reír a los demás.

De cómo Valentina consiguió hacer reír a los demás

Valentina se quedó pensativa. Ella creía que quería ser bailarina, veterinaria o profesora… así que ahora estaba un poco confundida.

Al día siguiente se lo contó a sus amigas, y ellas le aconsejaron probar con todo. Así que se pusieron a jugar a imitar profesiones.

Valentina dio unos cuantos pasos de baile y todas aplaudieron mucho. A ella le gustó.

Luego cogió su peluche Marramiau, un gato un poco deshilachado que dormía con ella todas las noches. Hizo que le curaba y todas abrieron la boca de admiración. Y a Valentina, le gustó.

A continuación se puso a dar clase a sus amigas. Tocaba lengua. Y alguna que otra se aburrió. Pero a Valentina, también le gustó.

Y por último se puso la nariz que le regaló su abuelo, se enmarañó el pelo y empezó a hacer gracietas y a caerse (a posta), y a poner caras divertidas, y a hacer muchas muecas. Y todas comenzaron a reír y a reír sin parar. Abrieron mucho la boca de admiración… y no, no se aburrieron ni un poquito. Y a Valentina le entusiasmó.

Desde entonces Valentina tiene muy claro que de mayor quiere fabricar sonrisas. Y no le importa si de payasa, profesora, veterinaria o bailarina. Pero por si acaso ella practica un poquito todas las tardes con la nariz y los zapatones de su abuelo Zacarías.

(‘Valentina’ ©Fanny Tales 2013)

Escucha el cuento de Valentina

Ahora también puedes escuchar la narración del cuento de Valentina mediante este Podcast:

Valores que puedes trabajar con el cuento ‘Valentina’

Con este cuento trabajarás:

Qué es tener empatía. Por qué este valor es tan importante.

– Lo maravilloso que es hacer felices a los demás.

– Las ventajas del pensamiento positivo y el optimismo.

– Los enormes beneficios de la risa.

Reflexiones sobre el cuento ‘Valentina’ para tu hijo

Valentina es un ejemplo fantástico de empatía para los niños, un valor bastante abstracto y difícil de explicar, y sin embargo, con Valentina, los más pequeños lo entenderán en seguida.

Qué es la empatía: Valentina es capaz de ponerse triste cuando sus amigas están tristes, y sentirse muy feliz cuando comprueba que los demás son felices. Por eso, decide que quiere fabricar sonrisas, para hacer felices a los demás.

La importancia de generar pensamiento positivo: Valentina es positiva, alegre, y además quiere un mundo feliz, porque sabe que la risa tiene muchísimos beneficios. La risa te hace crecer por dentro, sentirte más fuerte, más confiado, con más ilusión y ganas de vivir y aprender.

Mejora la comprensión lectora de tu hijo con estas preguntas

Habla con tu hijo sobre la empatía, la risa y la felicidad, y mejora su comprensión lectora con este cuento corto, haciéndole estas sencillas preguntas al terminar la lectura:

1. ¿Qué le sucedía a Valentina cada vez que sus amigas se enfadaban?

2. ¿Cómo se sentía Valentina cuando veía a sus amigas reír?

3. ¿Qué le dijo el abuelo Zacarías a Valentina que podía ser de mayor?

4. ¿Y qué hizo Valentina para decidir qué quería ser de mayor?

5. ¿Qué decidió al final Valentina que sería de mayor?

Otros cuentos y fábulas para trabajar la empatía con tu hijo

Existen muchísimos cuentos y fantásticas fábulas sobre la empatía. Aquí tienes algunos buenos ejemplos:

El mono y el pez: Con esta fantástica fábula africana, podrás explicar a tu hijo la diferencia entre empatía y generosidad. Antes de ayudar al otro, debes saber qué es exactamente lo que necesita…

El país de las cucharas largas: Este es un cuento de Jorge Bucay para adultos, pero los niños también pueden entenderlo perfectamente. Un cuento que nos explica la necesidad de sentir empatía y solidaridad hacia los demás.

El calcetín que no se quería dormir: Es normal que de pequeños solo pensemos en divertirnos, y no nos demos cuenta de las necesidades de otros. La empatía se aprende y ejercita poco a poco. Y tú puedes ayudar a tu hijo a entender por qué es un valor tan necesario con cuentos como este.

El príncipe feliz: Este precioso cuento de Oscar Wilde nos muestra la finalidad de la empatía: ayudar a los demás para hacerles felices, porque solo de esa forma conseguiremos ser felices nosotros también.

Tal vez también te interese...

2 comentarios en “Valentina. Cuento corto infantil sobre la empatía”

Deja un comentario