Vamos a inventar los números. Cuento corto para niños

Un cuento divertido del escritor italiano Gianni Rodari para niños ingeniosos

‘Vamos a inventar los números’ es un cuento muy corto incluido en ‘Cuentos por teléfono’, del escritor italiano Gianni Rodari (1920-1980). A pesar de ser un cuento corto, es tremendamente ingenioso, y hace reír y reflexionar a pequeños y mayores. Descubre el encanto de este cuento, ideal para desarrollar la imaginación de los más pequeños.

Un cuento corto y divertido para niños ingeniosos: ‘Vamos a inventar los números’

Cuento corto divertido para niños

Descubre este precioso cuento de Gianni Rodari, que intenta mostrar una conversación un tanto peculiar entre un adulto con corazón de niño una niña: 

‘ -¿Por qué no inventamos números?

– Bueno, empiezo yo. Casi uno, casi dos, casi tres, casi cuatro, casi cinco, casi seis.

– Es demasiado poco. Escucha estos: un remillón de billonazos, un ochete de milenios, un maravillar y maramillón. 

– Yo entonces me inventaré una tabla: 

Tres por uno, concierto gatuno,

tres por dos, peras con arroz

tres por tres, salta al revés

tres por cuatro, vamos al teatro

tres por cinco, pega un brinco

tres por seis, no me toquéis

tres por siete, quiero un juguete

tres por ocho, nata con bizcocho

tres por nueve, hoy no llueve

tres por diez, lávate los pies. 

– ¿Cuánto vale este pastel?

– Dos tirones de orejas.

– ¿Cuánto hay de aquí a Milán? 

– Mil kilómetros nuevos, un kilómetro usado y siete bombones.

– ¿Cuánto pesa una lágrima?

– Depende: la lágrima de un niño caprichoso pesa menos que el viento, y la de un niño hambriento pesa más que toda la tierra.

– ¿Cuánto mide este cuento?

– Demasiado.

– Entonces, inventémonos rápidamente otros números para terminar. Lo digo yo, a la manera de Modena: unchi, doschi, treschi, cuara cuatrischi, mi mirinchi, uno son dos.

– Yo entonces voy a decirlos a la manera de Roma: unci, dusci, trisci, cuale cualinci, mele melinci, rife rafe y diez. 

(Cuento del libro ‘Cuentos por teléfono’, de Gianni Rodari)

Cómo trabajar con este cuento con los niños: reflexiones para los padres

Juega con tu hijo y este divertido cuento a inventar tablas de multiplicar tan simpáticas como la del cuento o a contar de forma diferente. La imaginación no tiene límites, y este cuento corto nos lo demuestra:

No te quedes en las apariencias. Ve más allá: Uno de los niños pregunta ‘¿cuánto pesa una lágrima?’. La rspuesta es fantástica: todo depende de cómo sea esa lágrima, del origen y l apersona que llora. Una lágrima es una lágrima, pero su significado puede ser muy diferente dependiendo del momento, el lugar y la persona. Lo mismo ocurre con todo: cada objeto tiene una apariencia, pero no todos son iguales, ni significan los mismo. Cada mesa es única, y cada lágrima. Igual que cada niño y cada persona.

La imaginación nos ayuda a divertirnos: Se puede contar de muchas formas diferentes. Si te atreves a no ser como los demás, conseguirás contar como tú quieras. Ese divertido juego entre los niños nos ayuda a reflexionar acerca de la cantidad de variaciones que puede tener una misma realidad. De hecho, no existe una realidad, ni una verdad, sino muchas realidades y verdades diferentes.

El valor de las cosas materiales: Para un niño, un bombón puede que signifique más que un billete. De hecho, para ellos el dinero no tiene tanto valor como un beso o un tirón de orejas.Lo que realmente vale para ellos son las emociones. Un kilómetro gastado vale más que 10 kilómetros nuevos, porque ese kilómetro usado cuenta historias y experiencias que los otros kilómetros no pueden contar.

Usar la creatividad para inventar: La creatividad es el mayor don que pueda tener una persona. Le ayuda a crear, de la nada, a dar forma a una emoción, a rellenar el vacío de materia. La creatividad te convierte en artista, y el artista es capaz de crear vida, porque mueve a las demás personas a sentir la belleza, el amor, la tristeza… Cultiva e incentiva la creatividad en tu hijo. 

Tal vez también te interese...

Deja un comentario