Vicente no quiere ser valiente. Cuento infantil sobre el coraje

Cuento muy corto para niños pequeños sobre las emociones

Vicente no quiere ser valiente’ es un cuento infantil sobre el coraje y las emociones para niños muy pequeños. Cuenta la historia de un niño que se cae y no deja de llorar, dolorido y apenado por lo que le acababa de pasar. Sin embargo, una serie de animales que encuentra por el camino, le hacen entender que lamentarse no sirve de nada, y le ayudan a salir de su tristeza.

Un cuento corto para niños pequeños sobre las emociones y el coraje: Vicente no quiere ser valiente

Cuento infantil sobre el coraje y las emociones

Vicente lloraba mientras su madre le intentaba consolar. Se acababa  de tropezar y se había caído de bruces contra el suelo.

-Venga, Vicente, que no es nada- le decía su mamá mientras le limpiaba con algodón y agua oxigenada la herida de la rodilla.

Y  Vicente, venga  a llorar.

-Vamos, que te pongo una tirita y listo. ¿Es que no quieres ser valiente?

Y Vicente la miró con los ojos llenitos de lágrimas y contestó:

– No.

Un no rotundo y meditado. ¿Valiente? ¡Vicente no quería ser valiente! Y en cuanto le pusieron la tirita, se fue a jugar… sin dejar de llorar. Vicente no se pensaba quitar la tirita en mil o dos mil años. Ni siquiera para bañarse.

Charlie entiende que el daño que se hizo no fue para tanto

Su perro Charlie le miraba con sus ojos redondos sin entender nada.

– ¿Qué te pasa?- le preguntó a Vicente.

– Buaaaaaaaaaa. Que me he caído… buaaaaaaa- lloraba Vicente,

– Pero si no es nada, una heridita pequeña. Yo una vez me clavé una espina tremenda y tuve que andar cojeando durante todo el día, hasta que tus padres se dieron cuenta y me sacaron la espina de la pata.

Y Vicente siguió su camino.

Entonces se topó con su gato Miau.

– Miauuuuu…¿Qué te pasa?- le preguntó Miau.

– Buuuaaaaaaaaa. Que me he caído… buaaaaa- siguió llorando Vicente.

– ¿Y? ¡Si eso no es nada! Yo una vez me caí de la ventana… buff… menos mal que no estaba muy alto y caí sobre la copa de un árbol. Si no… ¡me mato!

Y Vicente siguió su camino, un poco menos triste que antes. Y al salir se encontró con la vaca Florinda.

– Muuuuuu… ¿Qué te pasa, Vicente?

– Buaaaaaaaa… que me he caído… buaaaaa- lloraba y lloraba Vicente.

– ¿Esa tirita? ¡Si es muy pequeña! Yo un día me caí contra unas zarzas de moras. Eso sí que dolió… ¡Se me llenó el cuerpo de espinas!

Y Vivente siguió andando… menos triste. Y al llegar a la orilla del mar un pez sacó la cabeza.

– ¿Quién llora tanto?- preguntó asustado el pez.

– Buaaaaaaa… me he caído… buaaaaaa- lloriqueaba Vicente.

– ¿Y por eso lloras?… ¡si no es nada! Yo una vez me clavé el anzuelo de un pescador.

Y Vicente miró al pececillo… dejó de llorar. Y según volvía a casa se acordó de Charlie, Miau, Florinda y el pececillo de colores. Y antes de entrar en casa se quitó la tirita sin que nadie le dijera nada. Ahora sí, ahora sí que Vicente quería ser valiente.

(‘ Vicente no quiere ser valiente’ © Fanny Tales 2013)

Valores que puedes trabajar con este cuento corto

Con este cuento corto, también puedes hablar con tu hijo del valor del coraje, que tiene que ver con hacer frente a emociones tan complejas como el miedo o la tristeza.

Reflexiones para tu hijo sobre el cuento de ‘Vicente no quiere ser valiente’

Con este cuento corto también puedes ayudar a tu hijo a pensar en todas estas cosas:

Está bien expresar las emociones, pero sin magnificarlas: Llorar está bien. Si nos hacemos daño, lo más lógico es que lo hagamos. Pero siempre sin dejar que esa emoción nos bloquee. Muchos niños pequeños tienden a magnificar el dolor, el miedo o la tristeza. No consiguen controlar la emoción y terminan bloqueados por ella. En este caso, los animales ayudan a Vicente a darse cuenta de que todo en realidad depende de con qué lo compares.

Todo es relativo: depende de con qué lo compares: Muchas veces nos sentimos los más desgraciados, y eso nos entristece. Pero si pensamos que habrá alguien en peores condiciones, nos daremos cuenta de que en realidad todo es relativo. De ahí la importancia de potenciar el pensamiento positivo. Al final, Vicente consiguió comprender esto y empezó a pensar en positivo, anulando por fin su tremendo dolor.

Preguntas de comprensión lectora sobre el cuento

Ayuda a tu hijo a mejorar su atención. ¿Sabes cómo? Haciendo algunas preguntas de comprensión lectora. Por ejemplo, estas:

1. ¿Por qué lloraba Vicente?

2. ¿Con qué animal se encontró Vicente al principio?

3. ¿Qué le contó el gato que le pasó a él?

4. ¿Y la vaca?

5. ¿Se le pasó el disgusto a Vicente?

Tal vez también te interese...

2 comentarios en “Vicente no quiere ser valiente. Cuento infantil sobre el coraje”

Deja un comentario