Aurora y el rocío. Historia de la mitología romana para niños

Leyenda para niños de la mitología romana

‘Aurora y el rocío’ es una preciosa historia de la mitología romana que explica de dónde surgió el rocío que a veces vemos por la mañana. La leyenda de Aurora y el rocío parte del personaje mitológico de Aurora, que entre los griegos se conocía como Eos. Descubre su conmovedora historia.

Aurora y el rocío, una leyenda basada en la mitología romana para niños

Aurora y el rocío: Historia de la mitología romana para niños y mayores
Ilustración de Miriam Esteban

Cuenta una leyenda de la mitología romana que hace mucho, mucho tiempo, existió una joven muy, pero que muy hermosa. Sus cabellos eran anaranjados y su tez blanca y ligeramente sonrosada. Se llamaba Aurora.

Aurora vivía entre los dioses, en el cielo, y era hermana del Sol y de la Luna. Cada mañana, bailaba y acompañaba a su hermano, el Sol, para anunciar su llegada.

Y Aurora, a la que se le daba muy bien bailar, movía con agilidad sus velos de tonos cálidos. De esta forma, el cielo se cubría de caprichosos matices rosados, anaranjados y rojizos.

Aurora siempre acompañaba a su hermano el Sol, pero apenas podía ver a su hermana, la Luna. En realidad solo la podía ver un instante, porque siempre que la luna llegaba, Aurora tenía que esconderse, junto a su hermano.

Aurora se convierte en madre

La joven Aurora creció, se hizo mayor, y tuvo muchos hijos. Cuatro de ellos fueron los cuatro vientos: Bóreas, el viento del Norte, Notos, el viento del Sur, Euros, el viento del Este y Céfiro, el viento del Oeste.

Aurora era feliz cuidando a sus cuatro hijos, pero el tiempo pasó y Aurora se enamoró de un humano, un príncipe de Troya. Se llamaba Titono. Con él tuvo dos hijos más, a los que quería con locura. Uno de ellos, llamado Memnón, fue un príncipe de Etiopía.

Aurora sentía predilección por su hijo Memnón, aunque fuera humano. Era muy valiente, pero a veces sentía miedo por él, porque era poco precavido.

– Hijo- le decía a veces Aurora- No te fíes de todo el mundo. Debes pensar con precaución y actuar con mucho cuidado. Puede que tengas enemigos.

Pero Memnón era muy impulsivo y, aunque lo intentaba, al final terminaba dejándose guiar por sus emociones.

El dolor de Aurora y el rocío

Un día, en una batalla, Memnón murió a manos de un conocido guerrero: Aquiles. Y todo, a pesar de los consejos de su madre, quien ya temía por él desde el principio.

Aurora jamás había sentido tanto dolor. Mandó a sus otros hijos, los cuatro vientos, en busca de su cuerpo. Y Aurora, al ver a su pequeño Memnón, comenzó a llorar, a llorar y a llorar sin poder detener su dolor.

Era una noche fría, y sus lágrimas cayeron al cruzar el cielo junto al sol por la mañana, quedando atrapadas en el césped, las hojas de los árboles y entre los pétalos de las flores.

Los hombres, al despertarse y ver aquello, decidieron llamar a estas gotas de agua, rocío.

Y los dioses, por su parte, apenados por el dolor de Aurora, decidieron conceder a Memnón, la inmortalidad. 

Desde entonces, cada vez que Aurora llora, en noches de frío, al recordar lo que un día le sucedió a su hijo, la tierra se llena de rocío por la mañana. Pero al recordar que su hijo es al fin inmortal, recupera en seguida su alegría y vuelve a bailar junto al sol cada mañana.

Qué puedes trabajar con esta historia de la mitología romana

Con esta historia de la mitología romana, puedes trabajar:

– La necesidad de obrar con prudencia y razonar lo que queremos hacer.

– Por qué debemos escuchar los consejos de las madres, los padres y aquellos que tienen más experiencia.

– Hasta dónde es capaz de llegar el amor de una madre por sus hijos.

Reflexiones sobre la historia mitológica de Aurora y el rocío

La leyenda de Aurora explica por qué aparece el rocío de la mañana y qué simboliza. También nos invita a reflexionar sobre el amor de una madre hacia sus hijos, y por supuesto, sobre la necesidad de obrar con prudencia y pensando muy bien lo que hacemos.

La preocupación de una madre: Aurora sentía un amor muy intenso por sus hijos, pero estaba muy preocupada por uno de ellos, porque no escuchaba sus consejos. El joven, se dejaba guiar por sus instintos y obraba con coraje y determinación, pero sin prudencia.

Siempre con prudencia: la historia de Aurora nos recuerda que obrar sin prudencia es muy peligroso, ya que siempre habrá alguien que intente aprovecharse de nuestra debilidad. Por lo tanto, lo mejor es estar  prevenido y protegerse frente a posibles enemigos.

El valor de la humildad: Aurora y el rocío también nos recuerda que debemos ser más humildes y dejarnos aconsejar por aquellos que nos quieren y los que además tienen más experiencia.  A veces la juventud otorga algo de soberbia y prepotencia, que siempre terminan siendo malas consejeras.

El amor de una madre: y por último, las lágrimas de Aurora, que se convierten en rocío por la mañana, nos recuerdan el amor que las madres sienten por sus hijos, un amor que no tiene límites ni puede compararse con ningún otro.

Preguntas de comprensión lectora para los niños

Si tu hijo es pequeño y quieres usar este texto para mejorar su atención y su comprensión lectora, puedes usar estas preguntas al finalizar la lectura. De esta forma sabrás si prestó la suficiente atención:

1. ¿De quién era hermana Aurora?

2. ¿Con quién iba bailando por la mañana?

3. ¿Cuántos hijos tuvo Aurora?

4. ¿Qué le sucedió a uno de sus hijos?

5. ¿Cómo se formó el rocío?

Otras historias de la mitología que te encantarán

Disfruta conociendo las diferentes leyendas de la mitología que han llegado hasta nosotros. Por ejemplo, estas:

El rey Midas: Midas era un rey muy bondadoso y correcto, pero tenía un problema… la avaricia. Era tan codicioso, que la fiebre por el oro le pudo. No te pierdas esta interesante historia.

La leyenda de Atlas: esta historia nos cuenta por qué el fortachón de Atlas está condenado a sostener la Tierra sobre sus hombros por toda la eternidad. Y por supuesto, podrás reflexionar sobre el valor de la sinceridad. ¡Te sorprenderá!

La leyenda de Ícaro: la desobediencia y la imprudencia puede ponernos en riesgo. Y si no, mira lo que le sucedió al joven Ícaro, que olvidó lo que su padre le dijo y…

Tal vez también te interese...

Deja un comentario