Barba azul. Cuento infantil sobre la obediencia

Un cuento de Charles Perrault sobre la curiosidad y la obediencia

‘Barba azul’ es un inquietante cuento infantil sobre la obediencia, del popular escritor francés Charles Perrault. La historia nos habla de curiosidad, misterio, prudencia, obediencia y castigo. Descubre su espeluznante historia y por qué Barba Azul era un hombre tan temido.

Un cuento infantil sobre la obediencia y la curiosidad: Barba Azul

Cuento infantil de Charles Perrault sobre la obediencia

Hace mucho tiempo, vivía en una comarca un hombre muy rico pero muy extraño. Vivía en un castillo y era alto, corpulento y con una larguísima barba tan oscura, que parecía azul.

Todos le llamaban ‘Barba azul’, y le temían cada vez que se presentaba en algún lugar por su imponente presencia. Además, escondía un extraño misterio: Barba azul se había casado muchas veces, y siempre enviudaba. Pero sus mujeres desaparecían sin más. Nadie había conseguido averiguar por qué se quedaba viudo tan pronto después de casarse.

Barba azul se casa de nuevo

Barba azul buscaba una nueva esposa, y preguntó a su vecina, quien tenía tres hijas y dos hijos. La hija menor sintió curiosidad por la historia de Barba azul, y, atraída por su riqueza, accedió a casarse con él.

– Ten muchísimo cuidado- le dijo su madre el día de su boda- Y no dudes en avisarnos si estás en peligro. Tus hermanos vienen de viaje. No han podido llegar a tiempo para la boda, pero estarán aquí en dos semanas y te harán una visita.

Barba azul y la joven se casaron y ella se fue a vivir al lujoso castillo.

La joven estaba realmente impresionada: el castillo era aún más grande y lujoso de lo que imaginaba. Tenía muchísimas habitaciones, y en todas ellas se amontonaban objetos de mucho valor. En verdad era muy rico su nuevo marido. Sin embargo, él era bastante severo y autoritario con ella.

El día en el que Barba azul tiene que ausentarse del castillo

Un día, después de dos semanas tras la boda, Barba azul dijo a su mujer que debía hacer un viaje.

– Tengo que irme por asuntos de negocios unos días- le dijo a su mujer- Pero volveré pronto. Hasta entonces, te quedarás sola en el castillo. Puedes entrar en todas las habitaciones menos en una, la que está arriba del todo, en la torre del ala este.

– ¿Y por qué no puedo entrar allí?- preguntó llena de curiosidad la joven.

– ¡No hagas preguntas!- dijo Barba azul muy enfadado- No puedes entrar, y punto. ¡Es una orden! 

Barba azul le dio a la mujer todas las llaves de la casa, incluida la llave de aquella habitación misteriosa a la que no debía entrar. Él se subió a su caballo y se alejó. Y la joven, muerta de curiosidad, subió corriendo hasta la torre este. Aquella habitación… ¿qué escondería? ¿Por qué le habían prohibido entrar allí?

La joven descubre el misterio de Barba Azul

Después de pensar un rato qué hacer, al final decidió abrir la puerta misteriosa…. Al abrir, descubrió un cuarto oscuro, con  muchos objetos y retratos en la pared, pero como no podía ver nada, se acercó hasta la ventana y apartó la pesada cortina opaca que la cubría. Entonces, lo descubrió todo: las paredes estaban cubiertas con los retratos de todas sus mujeres, aquellas que habían desaparecido sin dejar rastro.

Sobre el suelo se amontonaban cajas con objetos y vestidos de las mujeres, y entre todo esto, ¡alguna calavera! 

– ¡Oh! ¡Qué horror! – gritó entonces la muchacha- ¡Barba azul mató a todas sus mujeres!

Y según decía esto, de pronto vio en el marco de la puerta la figura de su marido, quién resoplaba enfurecido con un cuchillo en la mano.

– ¡Lo sabía! ¡Me has traicionado! ¡Sabía que me ibas a desobedecer! Ahora, debes morir como el resto de mis mujeres ingratas…

– ¡No me mates! No hice nada malo… – Y diciendo esto, la muchacha, consciente del peligro que corría, logró salir de la habitación con gran agilidad, y subir las últimas escaleras de la torre. Desde allí, vio la figura de dos caballeros que se acercaban. ¡Eran sus hermanos!

El final de Barba azul

– ¡Hermanos! ¡Corred! ¡Estoy en peligro!- les gritó desde la torre. Barba azul acababa de llegar y la agarró por la muñeca con fuerza.

– ¡No irás a ningún lado! ¡Nadie podrá salvarte!- gritó él.

Pero los hermanos de la muchacha eran muy rápidos, y alertados por sus gritos, subieron a grandes zancadas las escaleras de la torre. Y allí se enfrentaron con sus espadas al temible Barba Azul, al que consiguieron vencer por fin.

La muchacha fue liberada y al quedar viuda, heredó toda la riqueza de Barba azul. Poco después, pudo casarse de nuevo y comenzar una vida muy feliz.

Valores que podrás trabajar con este cuento de Perrault

Con este cuento, podrás reflexionar sobre todos estos valores:

– El valor de la prudencia.

– El valor de la obediencia.

– El peligro de la curiosidad sin prudencia.

Reflexiones sobre el cuento de Barba azul para niños y mayores

El cuento de Barba azul nos invita a reflexionar sobre varios aspectos y algunos valores esenciales. Lejos de querer atemorizar a los niños, nos recuerda la importancia de la prudencia, la necesidad de no dejarnos llevar a veces por la curiosidad y por supuesto, el necesario castigo a los que obran mal y de forma injusta, como es el caso del final de Barba azul.

El valor de la prudencia. La madre de la joven que se casa con Barba azul tiene muy presente el extraño y oscuro misterio que envuelve a ese hombre, y su intuición le alerta sobre algo malo que puede esconder. De ahí que le recuerde a su hija que utilice a todas horas la prudencia, que esté alerta y que avise enseguida en el caso de necesitar ayuda. La prudencia, el miedo contenido, puede en ocasiones salvarnos la vida.

La metáfora relacionada con la obediencia. Charles Perrault insiste en muchos de sus cuentos en el tema de la obediencia, y en qué puede ocurrir en el caso de desobedecer. En esta ocasión, la muchacha desobedece la orden de Barba azul, movida por una inquietante curiosidad, y ésta desobediencia está a punto de pasarle una factura muy alta.

Cuidado con la curiosidad. La prudencia es un valor esencial, al que la curiosidad puede aniquilar al instante. La joven, muerta de curiosidad por descubrir qué esconde aquella habitación misteriosa, olvida las palabras de su madre y se sacude en un instante la prudencia para abalanzarse de golpe a la habitación y al riesgo que eso suponía.

El castigo y la justicia. Barba azul al descubrir que le habían desobedecido, busca un castigo, pero este castigo no es justo, es más bien desproporcionado, y movido por el odio y la maldad. Por eso, el final del cuento no termina con un castigo a la desobediencia de la muchacha, sino con un castigo a la maldad de Barba Azul, ya que había matado a todas sus mujeres. El castigo a Barba Azul contribuye a restablecer la justicia.

Preguntas de comprensión lectora para tu hijo

Si quieres, puedes usar este cuento para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Utiliza para ello estas preguntas al finalizar la lectura del cuento de Perrault:

1. ¿Quién era Barba Azul?

2. ¿Consigue Barba Azul casarse de nuevo? ¿Con quién?

3. Barba Azul se va de viaje y prohíbe a su mujer algo… ¿el qué?

4. ¿Por qué entra la muchacha en la habitación prohibida?

5. ¿Qué encuentra la joven en aquella habitación?

6. ¿Quién es castigado al final?

Puede que también te interese...

Deja un comentario