Dumbo. Cuento para niños basado en la película de Disney

Un maravilloso cuento infantil sobre la confianza en uno mismo y el bullying

Si Dumbo pudiera abanderar un lema, sería algo así: ¡Fuera complejos! Este tierno personaje de enormes orejas nos robó a todos el corazoncito gracias a la película de Disney, que además fue su cuarto largometraje.

Basado en un cuento escrito por la norteamericana Helen Aberson, alcanzó toda su fama gracias a la película de 1941, que en 2019 vuelve al cine con personajes reales. Aquí tienes una adaptación del cuento de Dumbo para leer con tu hijo, un cuento que habla de autoestima, de confianza en uno mismo y por supuesto, de bullying.

Un precioso cuento para niños sobre la confianza en uno mismo y el bullying: Dumbo

Cuento de Dumbo basado en la película de Disney
Imagen de la película ‘Dumbo’ (Disney-1941)

Los animales del circo Casey estaban muy excitados: las cigüeñas estaban a punto de llegar con los recién nacidos. Muchos de los animales del circo estaban a punto de recibir a sus retoños… y uno a uno fueron conociendo a sus crías. Todos, menos la futura mamá elefanta Jumbo, que esperó impaciente durante todo el día… ¡y nada!

Sin embargo, al día siguiente, justo cuando el tren con los animales del circo se ponía en marcha, una atolondrada cigüeña llegó hasta donde estaba la señora elefanta:

– ¡Perdón! ¡Perdón por el retraso! Me perdí…

La señora elefanta estaba tan contenta que no le importó la espera. Pero al abrir el hatillo con su bebé, descubrió que su pequeño era distinto: sus orejas eran enormes. El resto de elefantas, arremolinadas alrededor de Jumbo, soltaron una sonora carcajada, y empezaron a burlarse del elefantito:

– ¡Ja,ja,ja! ¿Pero has visto esas orejas tan enormes? ¿Qué querrá hacer con ellas? – dijo en tono burlón una de las elefantas.

– Se pensará que es un pájaro- decía otra entre risas.

– Con esas orejas, podrías llamarle… ‘Dumbo’… ¡ja,ja,ja!- propuso otro elefante.

La madre del pequeño, lejos de avergonzarse de su hijo, le defendía:

– ¡No tenéis ni idea! Mi elefante es el más guapo de todos.

La mamá de Dumbo es encerrada

Sin embargo, y a pesar del desesperado intento de la mamá de Dumbo por evitar las burlas, hasta los humanos se reían de él. Un día, unos muchachos comenzaron a insultarle:

– ¡Eh! ¡Orejotas! ¿Eso que tienes son orejas o mantas para encerrarte dentro?

La señora elefanta se enfadó tanto al ver triste a su hijo, que arremetió con todas sus fuerzas contra los chicos, y el dueño del circo decidió encerrarla:

– ¡Este animal es peligroso! ¡Podría haber matado a alguien! No saldrá de su jaula hasta que yo lo diga…

Dumbo se quedó así solo y muy triste sin su mamá.

Dumbo intentó integrarse con el resto de elefantes, pero todos le rechazaron.

– No queremos elefantes raros entre nosotros…. – le decían.

Y Dumbo tuvo que retirarse a un rincón, solo y triste, hasta que conoció a Timothy, un pequeño ratón alegre y optimista que muy pronto se hizo amigo del elefantito y decidió devolverle la sonrisa.

– Serás el elefante más famoso y querido de todos- le prometió.

Y esa misma noche, el ratón fue a hablar con el maestro de ceremonias del circo mientras éste dormía, y consiguió convencerle para que colocara al pequeño Dumbo en lo más alto de la torre de elefantes, uno de los números más sorprendentes.

Los diferentes trabajos de Dumbo en el circo

El gran día llegó: Dumbo estaba a punto de estrenarse en la pirámide de elefantes. Pero justo cuando subió a lo más alto, le entró tanto miedo que perdió el equilibrio y cayó, hiriendo a varios elefantes y destrozando la carpa.

El maestro de ceremonias, enfadado, decidió darle el papel de payaso, y preparar para él un número muy divertido en el que Dumbo debía tirarse desde muy alto a una tinaja con agua. Todos se reían mucho con ese número, pero Dumbo se sentía muy desdichado, porque sabía que en el fondo, se reían de él.

– No quiero hacer más ese número- le dijo un día a su amigo Timothy- ¡Todos se ríen de mí! Yo no quiero hacer el ridículo más.

Dumbo estaba tan triste, que Timothy le llevó a ver a su madre. Al menos así el elefantito pudo consolarse un poco… El problema fue que de vuelta a su recinto, ambos bebieron agua de una tinaja, en donde los payasos habían vaciado unas botellas de licor. El ratón y el elefantito se emborrachan hasta el punto de ver… ¡elefantes rosas!

Al día siguiente, amanecieron sobre la copa de unos árboles.

– Pero… ¿cómo llegamos hasta aquí arriba?- se preguntó entonces Timothy- Eso es… Dumbo… ¡tú vuelas! ¡Puedes volar!

– ¿Yo?- preguntó asombrado el pequeño elefante.

– Estoy seguro. Esas grandes orejas en verdad te harán único.

Dumbo aprende a volar

Desde ese día, Timothy, con ayuda de unos cuervos, decide enseñar a volar a Dumbo. Para que el elefante no tenga miedo, usa un truco: le entrega una pluma asegurándole que es mágica.

– Con esta pluma podrás volar. Debes creer en su magia. ¡Funciona!

Dumbo decidió creerle y, aquel día, con la pluma en su trompa, consiguió volar.

– ¡Lo conseguí! ¡Es cierto!- dijo entusiasmado el elefante.

El maestro de ceremonias decidió entonces hacer algo más difícil el número de Dumbo.

– Dumbo, tu número necesita un cambio… ¡Saltarás desde mucho más alto!

Dumbo al principio se preocupó, pero su amigo Timothy le dijo:

– Dumbo- le dijo su amigo Timothy- no saltarás… ¡volarás! Demuestra a todos lo que sabes hacer. ¡Serás una sensación!

– Tienes razón- dijo convencido Dumbo- Esta noche, volaré.

Así que esa misma noche, Dumbo se preparó como de costumbre para su número, pero esa vez llevaba consigo una pluma: su gran secreto para volar. Pero justo cuando estaba a punto de saltar, en lo más alto, a Dumbo se le escapó la pluma y comenzó a sentir tal pánico que no podía reaccionar. Timothy, al ver lo que pasaba, le grito:

– Dumbo, la pluma no es mágica. Te lo dije para que perdieras el miedo. Nunca ha sido mágica. ¡Tú puedes volar!

Y entonces, Dumbo lo intentó, y comenzó a mover las orejas hasta conseguir planear por todo el recinto. El público, maravillado, no podía dejar de aplaudir.

El maestro de ceremonias decidió entonces convertir a Dumbo en su gran estrella. Y preparó un recinto especial para Dumbo y su madre. Timothy se convirtió en su representante y desde entonces, Dumbo y su mamá fueron muy felices y admirados.

Valores que puedes trabajar con el cuento de Dumbo

Con este precioso cuento podrás trabajar estos valores y emociones:

La confianza en uno mismo. La autoestima.

El respeto y la tolerancia por las diferencias.

Reflexiones sobre el cuento de Dumbo para tu hijo

Si buscas un cuento para hablar con tu hijo acerca de la necesidad de confiar en uno mismo, este es sin duda el mejor. Habla de lo importante que puede llegar a ser la autoestima para alcanzar una meta. Y también habla, como no, de bullying y acoso:

Confía en ti. Es todo lo que necesitas para triunfar: A menudo nos encontramos personas muy válidas que no consiguen su objetivo por falta de confianza en sí mismas. Por mucho que sepas, por muy inteligente y habilidoso que seas, si no crees que puedes conseguirlo, no lo conseguirás. La clave siempre está en confiar en uno mismo. Esfuerzo, perseverancia y confianza son tres pilares básicos para lograr todo lo que nos planteemos.

La necesidad de escuchar palabras de aliento: Dumbo tuvo la suerte de encontrarse en el camino con Timothy, que era esa fuerza que necesitaba para creer en sus posibilidades. Todos necesitamos una voz que nos recuerde lo que valemos y lo importante que somos. Procura encontrar un Timothy en tu vida, porque las palabras de aliento de los demás pueden ser decisivas a la hora de mejorar nuestra autoestima.

Respeta las diferencias: Dumbo era diferente al resto, sí, pero no era peor por ello. De hecho, sus enormes orejas terminaron por ser su gran virtud. Las orejas le hacían especial y único. Aprende a ver las diferencias de los demás como virtudes. Recuerda que las burlas hacen mucho daño, más del que puedas imaginar. No le hagas nunca a los demás lo que no quisieras para ti.

El amor de una madre es único: La mamá de Dumbo siempre apostó por defenderle de las burlas de los demás, a costa incluso de su libertad. El dolor que sentía su hijo al ser rechazado era una auténtica tortura para ella. Las madres sienten las emociones de sus hijos con más intensidad. Es el amor y el vínculo único y tan especial de las madres.

Algunas preguntas de comprensión lectora para tu hijo

Además de hablar de valores esenciales, puedes usar este cuento de Dumbo para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Para ello, usa estas preguntas al finalizar la lectura:

1. ¿Por qué se reían todos los elefantes de Dumbo?

2. El dueño del circo decidió encerrar a la mamá de Dumbo, ¿por qué?

3. ¿Le fue bien a Dumbo en su primer trabajo?

4. ¿Quién era su amigo?

5. ¿Por qué no le gustaba a Dumbo hacer de payaso?

6. ¿Qué aprendió a hacer Dumbo gracias a una pluma mágica?

7. El día en el que Dumbo tenía que volar, se le cayó la pluma mágica… ¿qué pasó? ¿Consiguió volar?

Canción ‘Hijo mío’, de Dumbo

Una de las canciones más hermosas de la película de Dumbo (Disney-1941) es esta: ‘Hijo mío’. Es el momento en el que Dumbo, humillado y dolido por su trabajo como payaso, puede ver y sentir al fin a su madre. Disfruta de ella.

Tal vez también te interese...

Deja un comentario