El agua del desierto. Cuento popular árabe para niños sobre la generosidad

Un cuento para niños sobre la generosidad, el valor de compartir con los demás

‘El agua del desierto’ es un fabuloso cuento para niños sobre la generosidad. Sin duda, la generosidad, que se entrega de forma desinteresada, suele tener recompensa cuando nace del corazón. Fabulosa moraleja con la que puedes reflexionar junto a tu hijo con este precioso cuento popular árabe.

El agua del desierto, un cuento para niños sobre la generosidad y la bondad

En un lugar muy próximo al desierto vivía un joven pastor de nombre Fadel. Era un chico trabajador y muy listo. Como en la aldea donde vivía, apenas llovía, el agua era un bien muy preciado, ya que escaseaba. Tampoco había ríos ni lagos cerca, así que Fadel aprovechaba el agua de la lluvia, y aunque fuera poca, la filtraba y guardaba. El sabor del agua fresca de la lluvia era delicioso.

– ¡Que buena está este agua!- se enorgullecía Fadel-. Es tan buena, que debería probarla el Califa– pensó.

Así que Fadel tomó la determinación de llevar un cántaro con agua al gran Califa para que pudiera probarla. Pero para llegar hasta él, tenía que atravesar todo el desierto, y además debía almacenar bastante agua.

Le costó mucho tiempo conseguir un cántaro grande con el agua de la lluvia, pero al fin, con paciencia, lo logró. Así que se dispuso a llevárselo al Califa a Bagdad. Para llegar hasta él, tuvo que andar cientos de kilómetros por el desierto, y aguantar altísimas temperaturas de día y gélidas temperaturas de noche. Caminó muy concentrado entre las inmensas dunas de arena para no derramar ni una gota de agua, y   tuvo que escabullirse de lobos y hienas que le acechaban a cada instante.

Después de varias días de esfuerzo, consiguió llegar a la gran ciudad del Califa.

– ¡Oh!- pensó Fadel- ¡Qué hermosa es! ¡Merece la pena el esfuerzo!

Ahora el joven pastor debía encontrar el palacio del Califa. No fue difícil, ya que el edificio era realmente majestuoso. Las puertas estaban labradas con preciosas piedras brillantes, y el tejado de las torres eran de oro.

Al llegar, los guardianes le preguntaron qué quería. Él respondió entusiasmado que quería ver al Califa par entregarle un regalo, así que fue llevado hasta él. El Califa probó al fin el agua que Fadel había llevado.

– ¡Deliciosa!- dijo asombrado el Califa- ¡Es la mejor agua que he probado nunca! Sin duda, un gran detalle por tu parte. En premio a tu generosidad, te entregaré un obsequio.

El Califa, realmente agradecido, le entregó a Fadel el cántaro que había traído con el agua… ¡repleto de monedas de oro!

Fadel se puso muy contento. En realidad, no esperaba ningún obsequio.

– Antes de irte- le dijo el Califa a Fadel- quiero que veas algo…

El Califa condujo al joven pastor hasta el otro extremo del palacio, descorrió una amplia cortina y le enseñó, a lo lejos, el curso de un inmenso y caudaloso río. Fadel abrió mucho los ojos y observó totalmente anonadado… Nunca había visto tanta agua junta. Pero… si el Califa tenía tanta agua, ¿por qué le había premiado por un simple cántaro?

– Es el río Tigris- le dijo el Califa, quien parecía adivinar los pensamientos del joven- Tenemos abundante agua aquí en Bagdad, pero en tu aldea no tenéis esa suerte. Para mí es un gran honor que hayas sacrificado algo tan valioso para ti para ofrecérmelo. Sé que has tenido que andar muchos kilómetros y sufrir auténticas penurias por llegar hasta aquí. Para mí, tu gesto vale más que toda el agua que puedas traer.

Fadel se sorprendió. En verdad el Califa era un hombre sabio y bondadoso. Desde entonces, nació entre ellos una hermosa amistad.

Valores que puedes trabajar junto a tu hijo con este cuento

Con este cuento trabajarás:

– Qué es la generosidad.

– El valor del esfuerzo y el sacrificio.

La gratitud.

Reflexiones del cuento popular árabe ‘El agua del desierto’

Reflexiona junto a tu hijo sobre el significado de este bello cuento:

Por qué es importante compartir con los demás: la generosidad es un valor esencial que nos hace más felices y que además suele tener recompensa, aunque es algo que no se busca. La solidaridad se entrega de forma desinteresada, cuando se desea de corazón hacer feliz a otro, compartir un bien preciado, compartir lo mejor que tenemos. En realidad, no se es solidario entregando aquello que nos sobra, sino compartiendo aquello que realmente necesitamos. Ese es el verdadero valor de la solidaridad, el que nos hace más bondadosos.

El premio de la generosidad es la gratitud: No hay mayor premio que le de la gratitud de una persona a la que hiciste feliz gracias a tu acto generoso y solidario. Normalmente. siempre se nos devuelve aquello que damos. De esta forma, si eres generoso con otros, ellos te recompensarán de la misma forma.

El esfuerzo también es un acto generoso y de entrega: Esforzarse implica generosidad, sobre todo cuando el esfuerzo se hace por otros. En este caso, Fadel se esforzó en cruzar el desierto para entregar el agua al Califa. No fue fácil, y tuvo que pasar calamidades. Este esfuerzo también es reconocido y premiado por el Califa.

Algunas preguntas de comprensión lectora sobre este cuento popular árabe

Puedes ayudar a tu hijo a entender el mensaje del este cuento árabe contestando a estas preguntas de comprensión lectora:

1. ¿Quién era Fadel? ¿Dónde vivía?

2. ¿Cómo conseguía Fadel agua?

3. ¿Por qué quería llevar agua al Califa?

4. ¿Fue sencillo el viaje hasta Bagdad?

5. ¿Qué dijo el Califa cuando probó el agua?

6. ¿Necesitaba el Califa el agua?

7. ¿Por qué premio el Califa al joven pastor?

Tal vez también te interese...

Deja un comentario