El león y el ratón. Fábula de Esopo sobre la gratitud para los niños

Fábula corta sobre la gratitud explicada para los niños

De entre todas las fábulas de Esopo, tal vez esta, ‘El león y el ratón’, sea la más conocida, aunque posteriormente esta fábula también fue reescrita por Jean de La Fontaine. Es una fábula corta, sencilla y con una gran enseñanza. Nos habla de gratitud, de honestidad y de humildad.

No dejes de leer con tu hijo esta fábula de Esopo sobre la gratitud para los niños, en donde queda claro que los actos de bondad reciben recompensa y que nunca hay que desdeñar la ayuda del pequeño.

El león y el ratón, una fábula de Esopo sobre la gratitud para los niños

El león y el ratón, una fábula sobre la gratitud para los niños

Un león dormía plácidamente la siesta, cuando un ratón juguetón empezó a hacerle cosquillas encima de su cuerpo. El león se despertó enfurecido y le atrapó con rabia. Pero cuando ya estaba a punto de comérselo, el ratón pidió clemencia:

– ¡Espera, león, perdóname! Solo quería jugar, no pretendía molestarte… Si me dejas ir, te recompensaré y te lo pagaré de alguna forma. Puede que algún día me necesites…

Al león le hizo mucha gracia aquella propuesta del humilde ratoncillo, y se echó a reír.

– ¡¡Jajaja!! Eres muy ingenioso, ratoncito. ¿Cómo vas a ayudarme tú a mi? Pero me has caído bien, te dejaré ir.

Y el león perdonó la vida al ratón y dejó que se fuera.

El ratón demuestra al león su agradecimiento

Pocos días después, unos cazadores pusieron una red cerca de la cueva donde vivía el león. La colocaron de tal forma que el rey de la selva no pudo verla, ya que colgaba de un árbol y sus cuerdas estaban camufladas entre las hojas. Así que, justo cuando el león salió a dar un paseo, ¡zas! … ¡la red le atrapó! El pobre león rugía desesperado. ¡No podía liberarse de aquella trampa!

Casualmente el ratoncito al que el león perdonó en su día la vida, pasaba por allí, y al escuchar los rugidos lastimeros del león, acudió a ver qué sucedía.

Al verle atrapado en la red, escaló hasta lo alto de la trampa y comenzó a roer las cuerdas hasta liberar al felino de su trampa.

– Ya ves,- le dijo el ratón al león- te burlabas de mí al pensar que no podría serte de ninguna ayuda, y aquí me tienes… ¿podrías haber escapado sin mi? Por fin habrás comprobado que los ratones somos agradecidos y cumplimos siempre nuestra palabra.

Moraleja: ‘Nunca desprecies las promesas de los pequeños y humildes pero honestos. Cuando llegue el momento las cumplirán’.

Escucha la fábula de Esopo mediante este audio relato

Si quieres, puedes escuchar la fábula gracias a los podcast de Tucuentofavorito.com. Aquí tienes el de El león y el ratón.

Qué valores puedes trabajar con la fábula de Esopo ‘El león y el ratón’

Con esta fábula trabajarás todos estos valores:

No desestimes nunca la ayuda de nadie, aunque parezca más frágil o pequeño.

– El valor de la humildad. No por ser más grande y fuerte eres más. Nadie es más ni menos que el otro.

– El valor de la sinceridad y la honestidad.

– El valor de la gratitud. El agradecimiento como un valor esencial.

– El valor del perdón y sus recompensas.

Qué enseña la fábula de Esopo del león y el ratón a los niños

Una fábula tan corta y tantísimos valores implícitos en ella... Esta fábula es una de las más completas. Además, los niños la entienden con facilidad. Aún así, puedes ayudarle a reflexionar sobre todos sus mensajes. El más importante nos recuerda la importancia del valor de la gratitud.

Todo acto de bondad, recibe su recompensa: La fábula del León y el ratón viene a decirnos que todo acto de bondad recibe al final su recompensa, mediante un gesto de gratitud. También cuando se perdona, como es el caso del león. El león tenía la posibilidad de castigar al ratoncito y al final decidió perdonar su travesura.

La honestidad del ratoncito: Lo cierto es que el león pensaba que no el ratón podría cumplir su promesa porque era pequeño, pero al final, el pequeño roedor le demostró que las promesas se cumplen, y que además no importa el tamaño ni la fuerza. Por lo tanto, el ratoncito también nos habla de honestidad. Decidió cumplir su promesa, a pesar de que le hubiera sido fácil no ayudar al león y haber dejado que los cazadores se lo llevaran.

No es cuestión de fuerza…: El valor de la humildad nos lo recuerda el ratoncito, que aún sabiendo que era un animal con mucha menos fuerza que el león, fue capaz de demostrar su gran valía, haciendo entender al león que no conviene ser prepotente, sino que es mejor ser humilde y ver a los demás como iguales, nunca como seres inferiores o más débiles.

Algunas preguntas para mejorar la comprensión lectora de tu hijo

Aprovecha esta fábula para hablar de todo ello con tu hijo, y utiliza estas preguntas de comprensión lectora para ayudarle a entender la moraleja:

1. ¿Por qué se enfadó el león?

2. ¿Y por qué crees que perdonó el león al ratón?

3. ¿Qué le pasó al león días más tarde?

4. ¿Cómo le ayudó a salir de la trampa el ratón?

5. ¿Cumplió el ratón su promesa?

Tal vez también te interese...

1 comentario en “El león y el ratón. Fábula de Esopo sobre la gratitud para los niños”

Deja un comentario