El mono y el pez. Fábula africana para niños sobre la empatía

Las fábulas son cuentos protagonizados por animales, transmisoras de valores y enseñanzas. Todas tienen una moraleja final que nos anima a reflexionar sobre un tema concreto. En esta ocasión, tienes la posibilidad de descubrir una antigua fábula africana que ha pasado de generación en generación a través del lenguaje oral.

La fábula se llama ‘El mono y el pez’, y habla a los niños de la necesidad de utilizar la empatía, de esa capacidad de ponernos en la piel del otro, antes de atender una necesidad. No dejes de leerla a tu hijo y reflexionar con él sobre ella.

El mono y el pez, una hermosa fábula africana para niños sobre la empatía

Un día, un mono paseaba por la ribera de un río. Estaba algo aburrido, y ese día decidió observar la Naturaleza. De pronto, el mono vio un pequeño pez bajo el agua. De vez en cuando daba pequeños brincos, de modo que salía un segundo al exterior para volver a zambullirse en el agua.

El pequeño mono, que nunca antes había visto un animal como ese, pensó que el pobre pez se estaba ahogando.

– ¡Oh!, ¡no!- pensó- ¡Pobrecillo! ¡Se ahoga! ¡Tendré que ayudarle!

Entonces el mono agarró al pez con sus dos manos. El pececito comenzó a agitarse con fuerza, y el monito pensó que era de alegría al verse a salvo.

Poco después, el pez paró de agitarse y el monito, al ver que estaba muerto, pensó:

¡Qué pena no haber podido llegar antes!

Moraleja: A veces intentando ayudar, sin querer, empeoramos una situación. Hay que estar siempre muy seguro de la necesidad real del otro.

Reflexiones son los niños sobre la fábula ‘El mono y el pez’

Con esta fábula trabajarás:

– Qué es la empatía.

– Por qué a veces podemos lastimar a alguien intentando ayudarle.

Esta es una fábula muy corta con una gran enseñanza: cada cual tiene una serie de capacidades y una serie de necesidades diferentes a las nuestras. No intentes mirar al otro con el mismo prisma que te miras a ti mismo.

Sin duda, el sentimiento de generosidad y el de intentar ayudar al otro son necesarios. Sin embargo, debemos utilizar la empatía y el sentido común. No se trata de ayudar según nuestros principios sino de ayudar según las necesidades del otro. Esta antigua fábula africana nos advierte de que antes de ayudar al otro, debemos ser muy conscientes de su problema real. Para ello, podemos observar pero también preguntar y ahondar en el problema.

De hecho, ante de ayudar, debemos utilizar la empatía y ponernos en la piel del otro, conocer su realidad y sus necesidades. Nuestras necesidades no siempre van a ser las mismas que las del otro.

Utiliza este cuento en forma de fábula para reflexionar sobre este asunto con tu hijo y ayúdale a mejorar la comprensión lectora con estas preguntas:

  1. ¿Qué animal vio el mono en el río?
  2. ¿Por qué pensó que se estaba ahogando?
  3. ¿Cómo le intentó ayudar?
  4. ¿Piensas que así le ayudaba?
  5. ¿Por qué pudo cometer el mono ese error?

Tal vez también te interese...

Deja un comentario