El ratón bajo el granero. Fábula para niños sobre la avaricia

Una fábula de Esopo con valores para los niños

‘El ratón bajo el granero’ es una fábula para niños sobre la avaricia. En algunos lugares se le atribuye a Esopo, aunque su autoría no está muy clara. Lo cierto es que es una fantástica fábula para hablar con los niños de valores como la generosidad y de otros ‘contra valores’ como la avaricia o la vanidad. Descubre qué le sucedió al protagonista de esta fábula corta.

Una fábula sobre la avaricia para los niños: El ratón bajo el granero

Fábula de Esopo sobre la avaricia

Había un ratón que vivía debajo de un granero. Tenía la suerte de que había en el suelo un pequeño agujero por donde caían granos de trigo. Así que el ratoncito era feliz allí, porque tenía comida a diario sin tener que moverse.

El agujero además era tan pequeño, que el campesino no lo podía ver, así que el ratoncito estaba muy tranquilo: tendría alimento para siempre.

El ratoncito invita a sus amigos a comer

Pero al ratoncito le gustaba presumir mucho delante de sus compañeros:

– ¡Todos los días me llueven granos de trigo! ¡Una tonelada de ellos! Tengo trigo para aburrir… – Decía el muy fanfarrón.

– ¿De verdad?- contestó un día uno de los ratones- Entonces tendrás trigo de sobra para invitarnos…

– Oh, claro que sí- contestó orgulloso el ratoncito- Venid esta misma noche y os invitaré a todos. Tengo granos de sobra.

Así que los ratones ese día se fueron muy contentos con la invitación, mientras que el ratoncito que vivía bajo el granero, se quedó pensativo:

– Ahora a ver cómo hago para que caigan más granos de trigo, porque si van todos a comer, me dejarán sin reservas… Necesito tener muchos más granos por si acaso.

Lo que le sucedió al ratón bajo el granero

El ratoncito tuvo entonces una gran idea. Pensó que si hacía más grande el agujero, caerían más granos de trigo, y tendría mucho más alimento, así que buscó un martillo e hizo más grande el agujero.

– ¡Oh!, ¡funciona!- dijo el ratoncito- ¡Qué maravilla! Lo haré más grande aún, para tener muuuchos más granos. ¡¡Seré el rey de los granos de trigo!!

Y el ratoncito se puso a agrandar más aún el agujero… y más, y más… Y el agujero se hizo tan grande que sí, comenzó a caer mucho trigo, pero el granjero, al ver el enorme agujero en el suelo por donde se escapaba su trigo, lo tapó con cemento.

Y así fue cómo el ratoncito se quedó sin granos de trigo y tuvo que salir a buscar comida como el resto de sus compañeros.

Moraleja: ‘La avaricia rompe el saco. Aprende a detenerte a tiempo’

Valores que puedes trabajar con la fábula de ‘El ratón bajo el granero’

Con esta fantástica fábula puedes trabajar con tu hijo:

– El valor de la generosidad. ¿En qué consiste?

Qué es la vanidad y la prepotencia.

– Por qué hay que saber frenarse y no ser avaricioso.

Reflexiones sobre la fábula del Ratón bajo el granero para los niños

Sin duda, esta es una fantástica fábula para que los más pequeños de la casa puedan entender qué significan términos tan complejos como la avaricia o la vanidad. Además, puedes explicarles qué significa ser generoso frente a ser vanidoso.

En qué consiste la generosidad. El valor de la generosidad consiste en ofrecer a otros lo mejor que tienes o aquello que piensas que el otro pueda necesitar. En este caso, el ratón que vive bajo el granero no quiere ser generoso, sino presumir de todo lo que tiene. Esto no es generosidad, sino vanidad.

Qué es la vanidad. El vanidoso quiere presumir de lo que tiene, pensando que así será respetado y admirado. Sin embargo, suele querer presumir de bienes materiales, y esto puede otorgarle un aspecto de prepotencia que no suele ser bien recibido por el resto.

La avaricia rompe el saco. La moraleja de esta fábula tiene que ver más con la avaricia, aunque es cierto que ésta llega a raíz de la vanidad del ratón que vive bajo el granero. Una vez que se da cuenta de todo lo que tiene de forma fortuita, quiere más, y más y más… y no es capaz de frenar sus ansias de avaricia a tiempo. ¿El final? Ya lo conoces… Nunca suele terminar bien.

Preguntas de comprensión lectora para los niños

También puedes utilizar esta fábula con valores para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Usa para ellos estas preguntas, que además le ayudarán a entender el mensaje de la fábula:

1. ¿Dónde vivía el ratón de la granja?

2. ¿Por qué tenía mucha suerte? ¿De dónde sacaba la comida?

3. Al ratoncito le gustaba presumir de lo que tenía delante de los demás. ¿Qué les propuso para enseñarles su vivienda?

4. ¿Qué hizo el ratón para que cayera más granos de trigo?

5. El ratón hizo demasiado grande el agujero, con la idea de tener más granos de trigo. ¿Qué pasó entonces?

Puede que también te interese...

Deja un comentario