Hansel y Gretel. Cuento infantil sobre la prudencia

Un cuento de los Hermanos Grimm con valores

Los Hermanos Grimm publicaron el cuento ‘Hansel y Gretel’ en 1812. Era una de las muchas historias recogidas de la cultura oral. En el relato, el principal mensaje está dirigido hacia el valor de la prudencia, pero también encontraremos referencias a la astucia, el coraje y por supuesto, habla de las dificultades que encontramos en la vida.

El cuento de Hansel y Gretel de los Hermanos Grimm

Hansel y Gretel, un cuento para niños de los Hermanos Grimm

Hansel y Gretel eran los hijos de un leñador muy humilde, que al enviudar, se había casado con otra mujer. La madrastra de los niños convenció a su marido para abandonar a los pequeños en el bosque:

– No tenemos comida para mantenerles… seguro que alguien los encuentra y les da una vida mejor- dijo la mujer con malicia.

Hansel, que lo estaba oyendo todo escondido tras una puerta, salió corriendo a buscar piedras.

– No te preocupes, Gretel- le dijo a su hermanita- que mañana dibujaré un camino con piedras cuando nos vayamos y así podremos volver.

Al día siguiente, la madrastra condujo a los niños hasta el bosque. Hansel fue dejando caer piedrecitas y al día siguiente, por la mañana, los dos niños pudieron regresar a casa siguiendo su rastro.

La madrastra, enfadada, les amenazó con llevarles de nuevo. Hansel pensó en repetir su mismo plan, pero la mujer había cerrado la puerta por dentro y no pudo salir a por piedras. Así que el pobre niño fue arrojando lo único que tenía: migas del pan que llevaban en una bolsa. Al día siguiente, cuando los niños buscaron el rastro de las migas, no lo encontraron.

– Oh… ¡se lo comieron los pájaros!- dijo Hansel apenado.

La casita de chocolate y caramelo

Los pequeños no tuvieron más remedio que caminar por el bosque, hasta que de pronto encontraron una hermosa casa hecha con dulces, chocolate, azúcar y caramelo. ¡No podían creer lo que estaban viendo!

– ¡Qué hambre tengo!- dijo Gretel.

– ¿Y si comemos un poco del dulce de la casa?- propuso Hansel- No creo que nadie se entere… solo un poquito…

Los dos niños se lanzaron como locos hacia la casa y comenzaron a comer un poco de chocolate, galleta, bizcocho… Y de pronto apareció una bruja en a puerta:

– ¿Cómo osáis en comeros mi casa? ¿Quién os dio permiso?

Los niños, asustados, apenas podían hablar.

– Perdone usted… pensábamos que estaba abandonada. Lo sentimos mucho- dijo Gretel.

– Ummm- dijo entonces la bruja- Creo que me serviréis…

Entonces, la bruja agarró con fuerza a Hansel y le empujó al interior de una enorme jaula con barrotes de hierro.

– Tú serás mi criada- le dijo a Gretel- Y cuidado con intentar engañarme, mocosa…

Desde ese día, la bruja no hacía más que llevar comida y más comida a Hansel, con la intención de que engordara, para comérselo.

Cómo Hansel y Gretel consiguieron librarse de la bruja

Todos los días, la bruja pedía a Hansel que extendiera el dedo índice para tocarlo. Así se daba cuenta de cómo iba engordando. Pero Gretel se dio cuenta de sus intenciones:

– Hermanito, toma este hueso… Me he dado cuenta de que la bruja no ve muy bien. Cada vez que la bruja te pida que le muestres el dedo, tú extiendes este hueso

El plan de Gretel funcionó durante unos días, pero la bruja empezó a impacientarse.

– ¡Diantres!- dijo un día- ¿Cómo es posible que este niño no engorde nada con todo lo que le doy de comer? ¡Me lo comeré igual, esté como esté! ¡Gretel, enciende el horno!

La niña, asustada, hizo lo que le mandó la bruja, pero de pronto se le ocurrió algo…

– Perdone, pero he encendido el horno y se me ha quedado la pala justo en el medio… como soy pequeña, no consigo alcanzarla…

– ¡Mocosa desastrosa! Ya la alcanzo yo, aparta- dijo enfadada la bruja.

Y en cuanto la bruja se asomó al horno y se inclinó para buscar la pala, Gretel le dio un enorme empujón y cerró el horno con fuerza. Luego buscó la llave para abril la jaula de su hermano y ambos salieron corriendo de allí. Pero antes de salir, Gretel agarró todas las joyas que la bruja tenía guardadas por la casa.

Los niños consiguieron volver a su casa. La encontraron después de varios días andando. Su padre, al verles, se puso muy contento. La madrastra había muerto, y la familia pudo vivir muy feliz gracias a las joyas que Gretel había conseguido en la casa de la malvada bruja.

Qué valores puedes trabajar con el cuento de Hansel y Gretel

Utiliza este cuento clásico de los Hermanos Grimm para hablar de todos estos temas y valores:

– El valor de la prudencia.

– El pensamiento positivo.

– La astucia para solucionar problemas.

– El valor del perdón.

Reflexiones sobre el cuento de Hansel y Gretel para los niños

La vida nos irá poniendo tentaciones y obstáculos por el camino. Debemos estar muy despiertos y aprender a solucionar los problemas. Pero también, por supuesto, debemos tener prudencia:

La tentación de la casita de chocolate: la casa de chocolate y dulce que encuentran los niños en medio de bosque representa las tentaciones. ¿Quién puede contenerse ante algo así y más aún estando hambriento? En ese momento, el sentido de la prudencia desaparece u los niños se dejan llevar por los impulsos, sin imaginar que podía ser una trampa.

A grandes males, grandes remedios: tanto Hansel como Gretel escenifican a la perfección la capacidad de resolver problemas. Su arma más poderosa es el positivismo. Siempre se les ocurre algo para salir de los problemas y nunca se vienen abajo o se desesperan. ¿Un problema? ¡Una solución! Así funciona el pensamiento positivo que tanto bien nos hace a todos.

El ingenio antes que la fuerza: Gretel podría haber intentado luchar con la bruja en un arranque de furia, pero pensó, de forma inteligente, que no podría vencerla. Lo mejor era buscar el momento ideal para deshacerse de ella. Y para ello utilizó la astucia. Hansel también fue astuto la primera vez que la madrastra llevó a los niños al bosque. Su caminito de piedras les llevó de vuelta a su casa. Pero a veces los planes no salen como esperamos, y al siguiente día, no pudo llevar a cabo su mismo plan.

Siempre hay soluciones: frente a los grandes problemas, siempre existen soluciones. Al menos, para la mayoría de ellos. Solo hay que mantener la calma y buscar desde una postura optimista, una posible salida.

Algunas preguntas de comprensión lectora para los niños

Comprueba si tu hijo entendió el mensaje del cuento con estas preguntas:

1. ¿Quiénes eran Hansel y Gretel?

2. ¿Por qué les llevó hasta el bosque su madrastra?

3. ¿Cómo consiguieron volver el primer día a su casa?

4. ¿Por qué no pudieron volver al día siguiente?

5. ¿Qué encontraron los niños en el bosque?

6. ¿Y qué hizo la bruja con Hansel?

7. ¿Qué le pedía la bruja al niño que le mostrara cada día?

8. ¿Cómo consiguió Gretel deshacerse de la bruja?

Otros increíbles cuentos de los Hermanos Grimm para niños

Los Hermanos Grimm fueron filósofos y escritores. Recogieron muchos cuentos alemanes que escucharon gracias a la tradición oral. Aquí tienes algunos:

La pastora de gansos: una historia de celos y vanidad que te sorprenderá. ¡No te lo pierdas!

Los músicos de Bremen: ¡La unión hace la fuerza! Fantástico cuento para hablar de amistad y cooperación.

El ganso de oro: lo más valioso que tenemos es… ¡el corazón! Un cuento que ensalza la bondad sobre todas las cosas.

El sastrecillo valiente: Más vale maña que fuerza… Te sorprenderá la de cosas que consigue el sastrecillo valiente a pesar de lo pequeño que es.

Deja un comentario