La cruz del diablo. Leyenda de Bécquer para adolescentes

Una terrorífica leyenda sobre un caballero feudal diabólico

‘La cruz del diablo’ es una fascinante leyenda de Gustavo Adolfo Bécquer, que se centra en la época feudal en donde los nobles y caballeros imponían su dominio sobre los campesinos y personas más humildes. ¿Qué puede suceder si uno de esos caballeros es un tirano? No te pierdas esta increíble leyenda Catalana (España) para adolescentes y adultos.

Una terrorífica leyenda sobre la condición diabólica de algunas personas: La cruz del diablo

La cruz del diablo, una leyenda de Bécquer para adolescentes

Hace tiempo pasaba por tierras catalanas acompañado por un guía y otras personas. Al llegar a un cruce de caminos a orillas del Segre, en el término de Bellver, quedé absorto ante una gigantesca cruz de metal, algo oxidada ya, con un pedestal de piedra un tanto estropeado y al que se podía acceder por una pequeña escalinata.

Pero justo cuando me bajé del caballo y me descubrí la cabeza en señal de respeto, el guía me agarró por el brazo con brusquedad. Yo, enfadado, no sabía el origen de ese arrebato:

– ¡Insensato! ¡Vuelve a cubrirte la cabeza! ¿Qué haces? – dijo el guía, avivando aún más mi asombro y mi ira.

– ¡Solo iba a mostrar respeto a Dios! – me defendí yo.

– ¿A Dios, dices? En verdad te digo que si dedicas una sola oración a los pies de esta cruz, las montañas que ves crecerán hasta el cielo y taparán para siempre la luz del sol…

– ¿Qué quieres decir?- dije sin entender nada.

– Esta cruz no es santa. El mismísimo demonio mora en ella. Os lo explicaré al llegar al pueblo…

La misteriosa leyenda de la cruz del diablo

Llegamos al pueblo cuando el sol acababa de ponerse. Encendimos el fuego de la chimenea y ya frente a ella, el guía comenzó a narrar una increíble leyenda que aún pesa en torno a la cruz que vi en el camino. Todos escuchamos con atención:

Hace mucho tiempo, sobre los riscos de la colina que empieza tras el Segre, se alzaba un castillo, del que aún quedan algunos vestigios, y que fue la morada de un vil señor que mantuvo aterrados a los habitantes de este lugar durante mucho tiempo.

El hombre, que había heredado el castillo de su padre, habitaba sus frías paredes en soledad, y se aburría tanto, que comenzó a comportarse de una forma cruel con todos: desde sus propios siervos hasta la gente de Bellver, a la que no dudaba en robar, matar o torturar.

Secuestraba a las mujeres, mataba a los campesinos… Y los pobres no sabían qué hacer para defenderse. De hecho, acudieron numerosas veces ante el rey para explicar su situación, pero él nunca quiso hacer nada para ayudarles.

Afortunadamente, el déspota y tirano caballero se aburría tanto que decidió partir a la guerra en las Cruzadas. Durante tres años, los habitantes de aquel lugar pudieron respirar tranquilos. Pero la paz se acabó con el regreso de un caballero que se había vuelto aún más malvado.

Cómo consiguieron acabar con el noble déspota

Podéis imaginar el terror de aquellas pobres gentes, a las que volvieron a ahogar con injustos tributos, a los que perseguían y mataban si no pagaban impuestos descomunales. Los más pobres acudieron de nuevo ante el rey, y obtuvieron un silencio aterrador como respuesta. No les quedaba otra que luchar.

El pueblo de Bellver se levantó entonces en armas contra su señor, en una cruenta batalla en la que murieron muchos. Pero un día, o mejor dicho, una noche, en la que los villanos que acompañaban y servían al malvado noble, celebraban una victoria de una batalla, aprovecharon los campesinos un descuido.

Los caballeros estaban borrachos y no se dieron cuenta de que el enemigo trepaba por las almenas. Los campesinos consiguieron dar muerte a todos ellos, incluido el capitán, el vil señor que les dirigía. Colgaron en la entrada del castillo su armadura, y se alejaron orgullosos del siniestro lugar.

Nadie se atrevía a entrar de nuevo en aquel lugar, ni a mirar de frente esa armadura. De hecho, empezaron a circular historias sobre el posible castigo divino por contemplar aquellas armas, empapadas de maldad y muerte. Así que todos prefirieron dejarlas allí, junto a los huesos de los moradores del castillo.

Durante un tiempo todos volvieron a respirar tranquilos. Pero la paz no duró para siempre…

La llegada de los bandidos y el misterioso capitán que los dirigía

Un día, un grupo de bandidos se hicieron con el castillo. Desde entonces, volvieron los robos, los asesinatos, los secuestros. Pero lo peor de todo es que un misterio tenebroso y diabólico se escondía tras todos esos actos.

Al mando del grupo que operaba, iba siempre un hombre vestido con la armadura del noble asesinado. Y, mientras que los asesinatos se multiplicaban, los campesinos volvieron a la lucha para intentar atrapar a los bandidos.

Al final consiguieron capturar a uno de ellos, y escucharon aterrados la historia que tenía que contarles:

– En realidad somos un grupo de nobles, atraídos por las malas artes. Yo fui desheredado por mi propio padre. Decidimos juntarnos y así es como llegamos hasta el castillo del Segre. Pero una vez allí, ocurrió algo… Discutíamos una noche por decidir quién sería el jefe, cuando de pronto apareció entre la oscuridad del lugar un hombre ataviado con una armadura. La visera le tapaba el rostro, y lo único que dijo, con una voz cavernosa que hiela la sangre es: ‘ Si alguno de vosotros se atreve a ser el primero mientras yo habite en este castillo del Segre, que tome esta espada, signo del poder’.

Ninguno de los que estábamos allí nos atrevimos a hacer nada. Desde entonces, este extraño caballero nos guía. Nunca se quita la armadura, ni levanta la visera. Las flechas se hunden en su cuerpo sin hacerle nada, y es capaz de atravesar un muro de fuego sin quemarse… En verdad pensamos que puede ser el demonio’.

El encuentro entre la gente de Bellver y el ermitaño

¡El demonio! ¡El demonio en el cuerpo de su antiguo señor! Todo cobraba sentido. Pero… ¿cómo deshacerse entonces de él?

Algunos de los habitantes de Bellver decidieron pedir consejo a un sabio ermitaño que vivía en una pequeña ermita consagrada a San Bartolomé, a las afueras del pueblo. El hombre, después de escuchar atentamente, les ofreció a todos ellos la solución:

Al demonio no podréis vencerle nunca con vuestras armas. Debe ser con una oración..

Y diciendo eso, les ofreció una oración de San Bartolomé con la que dijo que podrían doblegar al demonio mismo. Los hombres hicieron caso, y agrupados, se dirigieron al castillo por la noche. Al llegar, recitaron en alto la oración, y efectivamente, consiguieron inmovilizar al hombre de la armadura, al que llevaron maniatado hasta el pueblo.

El juicio y la fuga del endemoniado caballero

Durante el juicio, pidieron al hombre que dijera su nombre, pero solo consiguieron un profundo silencio como respuesta. Y tampoco quiso descubrirse. Desesperado, uno de los hombres se abalanzó sobre él y retiró la visera. Todos ahogaron un grito de espanto. ¡No había nada dentro! En ese instante la armadura se cayó al suelo, y lo que hubiera dentro había desaparecido.

Decidieron encerrar la armadura en un calabozo, y acudieron al rey para contar lo sucedido:

– Muy bien, si decís que la armadura pertenece al diablo, colgarla de una horca. Así, cuando intente recuperarla, se ahogará.

Pero al regresar, la persona que cuidaba de la armadura les relató con espanto cómo de pronto alguien se había metido dentro, y de un golpe le apartó de su camino…

Consiguieron atrapar de nuevo al hombre de la armadura usando la oración de San Bartolomé, y la colocaron esta vez en una horca, tal y como propuso el rey. Pero al día siguiente, la armadura había desaparecido.

Decidieron entonces volver a atraparlo y quedarse cada uno con una parte de la armadura. Pero, inexplicablemente, el misterioso caballero recuperaba una y otra vez su armadura.

Así que no les quedó otra que pedir de nuevo consejo al viejo ermitaño:

– Bien, la única solución que se me ocurre es fundir todas las piezas y levantar con ellas una cruz de hierro

La cruz de hierro

Y así fue cómo decidieron crear la cruz de hierro. Atraparon de nuevo al hombre y echaron las partes de la armadura al fuego. Quienes estaban allí, recuerdan con horror los gritos y lamentos que despedía el fuego, y cómo el humo formaba extrañas formas que se retorcían en el aire..

Peor aún lo que narran los herreros que debían golpear el hierro fundido para crear la cruz. Aseguran que tuvieron que esforzarse mucho porque el hierro se retorcía y gritaba cada vez que le golpeaban.

Al fin consiguieron formar la cruz, y la colocaron en el lugar donde la encontrasteis. Desde entonces, nadie se atreve a parar allí, ya que cuentan que fue durante tiempo el lugar favorito de salteadores y asesinos. Y que en las noches de tormenta, todos los rayos abrazan la cruz y destrozan parte de su pedestal. Sin duda, es la cruz del diablo, la única morada que consiguió vencerle para siempre.

Reflexiones sobre esta leyenda de Bécquer

Esta increíble y terrorífica leyenda de Gustavo Adolfo Bécquer fue publicada en ‘La Crónica de ambos mundos’ en 1860. Ambientada en la época medieval, gira en torno a la facultad o el poder del mal para adueñarse de las personas:

El mal atrae al mal: El noble de Bellver comenzó siendo un hombre iracundo y malvado, pero sus fechorías fueron aumentando en magnitud, hasta convertirse en auténtico diablo. Bécquer afirma aquí que el demonio es capaz de tomar como morada el cuerpo de aquel que opta por estar a su servicio.

La forma de derrotar al mal: Ni con todas las armas posibles consiguieron los campesinos de Bellver derrotar al demonio.Lo hicieron con una oración, y más tarde, con una cruz. Es la forma de expresar, mediante una metáfora, que al mal no se le vence con mal, sino con el bien.

Otras increíbles leyendas de Bécquer para adolescentes y adultos

Si te gustan las leyendas de Gustavo Adolfo Bécquer, disfrutarás también con todas estas:

El Monte de las ánimas: dicen los expertos que esta es quizás la mejor leyenda de Bécquer. Los hechos suceden durante la noche de Todos los Santos, un momento en el que los muertos son capaces de regresar al mundo de los vivos…

La corza blanca: ¿Qué misterio se esconderá tras la corza blanca? Un animal que es capaz de hablar… ¿Quién será?

El Miserere: Una extraña partitura inacabada y un hombre que busca el perdón de sus pecados mediante la redención de la música. No te pierdas esta impresionante y misteriosa leyenda.

La promesa: Las promesas que se hacen en vida deben cumplirse, aunque la otra persona ya no esté. Y si no, atente al as consecuencias…

Deja un comentario