La estrella de Belén. Leyenda de Navidad para niños

Esta leyenda, ‘La estrella de Belén’ es una preciosa historia que narra por qué siempre colocamos en todos los belenes una estrella encima del pesebre. Una historia que además nos transmite ciertos valores relacionados con la Navidad.

El mejor regalo es aquel que nace del corazón, y nunca debemos olvidar esto, a pesar de la fiebre consumista que muchas veces nos trastoca por completo e incluso nos hace perder el verdadero sentido de la Navidad. Disfruta con tu hijo de esta preciosa leyenda navideña.

La estrella de Belén, una leyenda de Navidad para niños

La noticia del nacimiento de Jesús corrió por el pueblecito de Belén con rapidez. Los pastores fueron los primeros en enterarse, y todos querían visitar al recién nacido con algún regalo.

Unos pastores llevaban queso, otros leche… alguno tenía unas preciosas flores para la Virgen María. El que menos, llevaba lana para abrigar al pequeño. Pero había una pastorcita tan pobre, que no tenía absolutamente nada que llevar.

La pastorcita estaba muy triste, porque no quería presentarse allí sin regalo. Se acercó a un pozo y se puso a llorar. Pero de pronto, descubrió en el fondo del agua algo muy brillante… ¡era una estrella!

La pastorcita se puso muy contenta, y con mucho cuidado, echó el cubo al pozo para ‘pescar’ su estrella. ¡Qué ilusión le hizo comprobar que lo había logrado! ¡Que tenía una estrella en el agua del cubo y que sería un regalo perfecto para el niño Jesús!

Durante todo el camino, la pastorcita tuvo mucho cuidado de no tirar su estrella. De vez en cuando iba mirando por si acaso… Y así llegó hasta el pesebre en donde estaba Jesús. Al verlo, se emocionó. El pequeño sonreía y estaba rodeado por muchos otros pastores. Ella se acercó temblorosa pero con mucha ilusión por ver la carita del pequeño al descubrir su estrella..

Pero al enseñarle el cubo, en el agua ya no había nada, porque el techo del pesebre impedía que las estrellas se reflejaran en el agua.. El niño Jesús sin embargo, sonrió, sonrió mucho… aunque la pequeña, disgustada, comenzó a llorar.

Entonces, sucedió algo increíble: de las lágrimas de la niña, comenzaron a brotar estrellas, hasta que una de ellas se hizo grande, muy grande, y ascendió al cielo con un brillo especial. El niño Jesús estaba muy feliz y la estrella, sobre el pesebre, anunció a todos el lugar en donde se encontraba el hijo de Dios.

Desde entonces, todos colocamos una estrella encima del pesebre, que nos recuerda el regalo que más ilusión le hizo al niño Jesús. No fue el regalo en sí, sino el amor con el que la pequeña pastorcita lo imaginó para él.

Reflexiones sobre la leyenda ‘La estrella de Belén’ para los niños

Con esta leyenda trabajarás:

Los regalos más valiosos son los que nacen del corazón.

– El verdadero valor del regalo no es su precio, peso o cantidad, sino el cariño con el que se prepara.

– La Navidad es bondad y detalles que no se compran con dinero.

– El importante valor de la generosidad.

Si te das cuenta, esta leyenda, que es también un tierno cuento navideño, nos recuerda el valor esencial de la Navidad: el amor. 

Los regalos en sí no valdrían nada sin la persona que está detrás, sin el cariño con el que se piensan y preparan. En realidad, lo que se busca con un regalo es la felicidad del otro. Se busca sorprender y sobre todo, expresar un cariño.

Por eso, el niño Jesús valoró la intención de la pastorcita, que había caminado tanto con un cubo lleno de agua, ilusionada por ver la carita del recién nacido al ver el brillo de su estrella.

Gracias a esta historia, sabrás por qué se coloca una estrella sobre el portal de Belén. Es una historia más de una tradición que continúa respetándose, año tras año, en tantísimos países.

Habla con tu hijo de estos valores que transmite la leyenda de ‘La estrella de Belén’. También puedes usar el texto para mejorar la comprensión lectora y la atención de tu hijo. Puedes utilizar estas preguntas:

  1. ¿Quién nació en un portal de Belén?
  2. ¿Qué le llevaban como regalos los pastores?
  3. ¿Por qué estaba tan triste la pastorcita?
  4. ¿Qué decidió llevarle como regalo?
  5. ¿Por qué no pudo ver el niño Jesús la estrella en el cubo?
  6. ¿Qué sucedió al comenzar a llorar la pastorcita?

 

 

Tal vez también te interese...

Deja un comentario