La golondrina y los pájaros. Fábula de La Fontaine sobre la prudencia para niños

Fábula corta con valores para los niños

Las fábulas son fantásticas transmisoras de valores. También nos ayudan a reflexionar sobre temas importantes. Por ejemplo, la necesidad de confiar y creer las advertencias de los que más saben, que suelen ser los que han vivido más experiencias.
Cuando alguien nos avisa de un riesgo, debemos activar el ‘botón’ de la prudencia. Sobre este tema trata esta didáctica fábula: ‘La golondrina y los pájaros’, una fábula de La Fontaine sobre la prudencia que podrás leer a tu hijo.

Fábula de La Fontaine sobre la prudencia: La golondrina y los pájaros

A las golondrinas les encanta viajar. En invierno buscan sitios más cálidos y están viajando constantemente. Por eso, aprenden mucho de sus viajes y suelen ser muy sabias. 

Eso le pasaba a una pequeña golondrina, que sabía mucho por haber viajado por todo el mundo. Sabía tanto, que era capaz incluso de avisar a los marineros cuando se acercaba una tormenta, porque sabía predecir la llegada de borrascas, lluvia y marejada…

Esta golondrina, sobrevolaba un día de verano un campo y vio a un campesino hacer surcos en la tierra. Entonces, se dio cuenta de lo que se avecinaba… y fue a avisar al resto de pájaros.

– ¡Eh, gorrión! ¡Tú, paloma!, ¡escuchadme bien!- les dijo- ¿Veis a ese campesino haciendo profundos surcos en la tierra?

– Sí, sí le vemos- dijeron un tanto dubitativas las aves.

– Pues significa que algo malo se avecina: de esas semillas que ahora esparce el campesino en los surcos, crecerán enredaderas, que os atraparán cuando voléis bajo… Y vendrán máquinas pesadas que serán vuestros verdugos…

La respuesta de los demás pájaros a la golondrina

– ¿Pero qué dices, golondrina? – dijo la paloma¡Yo no veo tanto horror como nos dices! ¿Cómo va a pasar eso? ¡No te creo!

– Yo tampoco te creo- dijo el gorrión.

– Debéis creedme- insistió la golondrina- Podéis parar todo esto si os coméis las semillas que el campesino está echando a la tierra

– ¿Comernos todas esas semillas? ¡Cuánto trabajo! No, nada de eso haremos- dijo la paloma.

– Pues entonces- añadió la golondrina- Cuando empecéis a ver crecer el cáñamo, esconderos en algún lugar, en tejados y tapias, ya que no podéis cruzar como yo los océanos. Es la única forma de salvaros de las trampas de los humanos…

– Nada de eso haremos, querida golondrina. ¡No haces más que crear alarmas sin sentido!

La golondrina, muy triste, agachó la cabeza y salió volando. Los pájaros, evidentemente, no le hicieron caso. El cáñamo creció, y lejos de atender las advertencias de la golondrina, siguieron volando bajo. Muchas de ellas quedaron atrapadas entre el cáñamo y otras, entre las ruedas de las máquinas.

Moraleja: Así nos sucede a todos, que no atendemos más que a nuestros gustos; y no damos crédito al mal hasta que lo tenemos encima.

Valores que puedes trabajar con esta fábula

Con esta fábula de Jean de la Fontaine trabajarás:

Lo importante que es ser prudente y tener algo de miedo ante las advertencias de otros.

– La confianza en los demás.

El esfuerzo.

Reflexiona sobre esta fábula de La golondrina y los pájaros con tu hijo

Ayuda a tu hijo a reflexionar sobre esta fábula de La Fontaine. Podemos sacar del texto todas estas conclusiones:

Haz caso a la voz de la experiencia: Debemos tomar en consideración la experiencia de aquellos que han vivido más y han viajado. Tienen más conocimientos y pueden ser excelentes consejeros. ¡Cuántos nos cuesta hacer caso a las advertencias de los mayores y de los que tienen más experiencia! A veces la juventud nos ciega con algo de soberbia y hacemos oídos sordos a las advertencias que tienen que ver con algún mal. O tal vez el exceso de optimismo, la despreocupación…

El miedo aveces es buen consejero: Al final, la falta o ausencia de ‘miedo’ hace que cometamos una imprudencia.  Habla con tu hijo de la necesidad de confiar en aquellos que tienen mucha experiencia, de escuchar lo que tienen que decirnos y de ser capaces de adelantarnos y evitar un mal si se puede evitar. Es como cuando decides no ir nunca al dentista hasta que te duela una muela… Tal vez cuando te duela será demasiado tarde. Debes adelantarte a ello.

Cómo mejorar la comprensión lectora con algunas preguntas

Ayuda a tu hijo a entender el mensaje de esta fantástica fábula usando estas preguntas:

1. ¿Por qué era tan sabia la golondrina?

2. ¿De qué les avisó al resto de pájaros?

3. ¿Le hicieron caso los pájaros? ¿La creyeron?

4. ¿Qué paso después?

5. ¿Crees que se hubieran salvado los pájaros si la hubieran hecho caso?

Tal vez también te interese...

Deja un comentario