La plaza tiene una torre. Poesía de Antonio Machado para niños

Una poesía ideal para incentivar la memoria de nuestro hijo

‘La plaza tiene una torre’ es una poesía corta para niños, escrita por el poeta Antonio Machado. La poesía tiene muchísimos beneficios para los niños: incentivan la memoria, la atención, la comprensión lectora… Esta poesía en concreto, es ideal para los niños más pequeños, entre 3 y 6 años.

Una poesía de Antonio Machado para practicar la descripción: ‘La plaza tiene una torre’

La plaza tiene una torre,

la torre tiene un balcón,

el balcón tiene una dama,

la dama una blanca flor.

Ha pasado un caballero

-¡quién sabe por qué pasó!-

y se ha llevado la plaza,

con su torre y su balcón,

con su balcón y su dama,

su dama y su blanca flor.

(Antonio Machado)

Qué puedes trabajar con esta poesía de Antonio Machado

Con este poema trabajarás:

La descripción. El poema es muy descriptivo. A partir de él, el niño podrá imaginar una escena.

El encabalgamiento de versos. Juega con tu hijo a crear poesías usando la última palabra como inicio del siguiente verso. ¡Es muy divertido! Le ayudará a asociar ideas y a mejorar su vocabulario.

La pronunciación de fonemas como la ‘r’ fuerte, la ‘ll’ y la ‘z’, fonemas más complicados para los niños entre 3 y 5 años.

Cómo utilizar la poesía ‘La plaza tiene una torre’

Utiliza poesías cortas como esta de Antonio Machado para trabajar con tu hijo la enumeración, la descripción, la relación de palabras y por supuesto, para potenciar la imaginación.

Juega con los versos: Existen muchas formas de hacer poesía: encontrarás poesías con rima, sin rima, elaboradas a partir de la última palabra de cada verso… En esta ocasión, Antonio Machado construye la poesía enlazando la última palabra de cada verso con la primera de la siguiente. Es lo que se llama encabalgamiento de versos. Y utiliza estas palabras de hilo conductor para describir una escena.

Incentiva la imaginación: Se trata de una poesía corta que invita a imaginar un lugar y unos protagonistas. A describir una escena, con la que puedes jugar con tu hijo. ¿Cómo se imagina él que es la torre? ¿Cómo es el caballero? ¿Y la dama? ¿Y por qué se llevaría el caballero la plaza con la torre y la dama?

Ejercita la memoria: Por último, puedes utilizar esta poesía corta para enseñársela a tu hijo para que la memorice. De esta forma estarás incentivando su memoria. 

Mejora la atención de tu hijo con algunas preguntas de comprensión lectora

Comprueba si mantuvo la atención mientras leías la poesía haciéndole unas preguntas al final de la lectura:

1. ¿Qué tenía la plaza?

2. ¿Y qué tenía la torre?

3. ¿Quién estaba en el balcón?

4. ¿Qué tenía la dama?

5. ¿Quién se ha llevado la plaza?

Tal vez también te interese...

Deja un comentario