Las campanas de Navidad. Leyenda navideña para niños

Una preciosa leyenda de Navidad sobre el valor de la gratitud

‘Las campanas de Navidad’ es una preciosa leyenda de Navidad para niños que explica por qué repican las campanas con fuerza para anunciar el nacimiento del niño Jesús cada Navidad.

Descubre con tu hijo esta original historia que además implica valores esenciales como el de la gratitud.

Una hermosa leyenda navideña para los niños: Las campanas de Navidad

Cuenta una leyenda que en la noche en la que nació el niño Jesús, los primeros en enterarse de la noticia fueron los pastores que trabajaban en los alrededores de Belén.

Unos ángeles llegaron hasta el monte en donde descansaban los pastores y les dieron la noticia:

¡Hoy ha nacido el hijo de Dios en Belén!

Los pastores se asustaron bastante al ver a los ángeles, porque nunca habían visto criaturas así, y aún así, decidieron acudir a investigar por si aquello que acaban de oír era verdad.

El único pastorcillo que no se asustó fue Gabriel, un pastorcito ciego de nacimiento, que tenía tres ovejas a su cargo: Blanquita, Lanitas y Baladitos.

Gabriel no pudo ver a los ángeles, pero sí escuchó sus melodiosas voces, y se llenó al momento de felicidad e ilusión por conocer al pequeño.

Pero el pequeño Gabriel no sabía llegar hasta aquel lugar. ¿Cómo iba a hacerlo, siendo ciego? Eso sí, el pastorcillo tenía un fabuloso oído…

Para reconocer a sus ovejas y saber por dónde iban a cada momento, Gabriel les había atado al cuello un cascabel.

Cada una de los cascabeles tenían un sonido diferente. De esta forma, podía reconocer a sus ovejas, porque Gabriel tenía un oído finísimo.

Así, Gabriel era capaz de distinguir el sonido del cascabel de Blanquita, que hacía ’tilin tilin’, o el de Lanitas, que hacía ‘bling bling’ o el de Baladitos, que hacía ‘rin rin’.

Y de pronto, en medio del silencio que reinaba en la montaña, el pastorcito escuchó el fuerte sonido de una campana, y era un sonido que no había oído antes: la campana hacía….

– ¡tolón tolón!

Gabriel busca el origen de aquel sonido

Lleno de curiosidad, el pastor pidió a sus ovejas que le siguieran y empezó a seguir el sonido, que le iba guiando constantemente con un tintineo muy fuerte:

– ¡Tolón, tolón, tolón, tolón!

– Vamos, ovejitas, por aquí, ¡seguidme! ¿De quién será esa campana? ¿De dónde viene ese sonido?- se preguntaba Gabriel.

Y el pastorcillo al fin llegó hasta el lugar de donde partía el sonido. Al pararse frente al portal de Belén, los demás pastores se apartaron, sorprendidos al verle allí.

El niño Jesús le miró, sonrió y de pronto, Gabriel pudo ver por primera vez en toda su vida.

El pastorcillo no podía creer aquello: ¡podía ver al niño Jesús, a la Virgen con un precioso manto azul y a San José a su lado!

Muy cerca había una mula durmiendo. Parecía cansada… y un buey, que estaba venga a menear de un lado a otro una campana grande que colgaba de su cuello

– ¡Tolón, tolón, tolón, tolón!

– ¡Ese es el sonido! ¡Es la campana que me guió hasta aquí!- exclamó asombrado el pastorcillo.

El niño Jesús volvió a sonreír, y Gabriel se dejó caer de rodillas para darle las gracias.

Desde entonces, en Navidad, suenan las campanas muy fuerte, para indicar que ha nacido el niño Jesús.

Reflexiones sobre la leyenda de ‘Las campanas de Navidad’ para tu hijo

¿Verdad que tú también oyes muchas campanas el día de Nochebuena cuando el reloj dan las 12 de la noche? ¡Son las campanas de Navidad! Esta preciosa tradición tiene muchas historias, pero esta es quizás la más hermosa.

El niño Jesús hizo su primer milagro con un joven pastorcito que tenía un deseo inmenso de conocerle. Gracias al buey, consiguió guiarle hasta donde estaba, y al llegar junto a él, el niño Dios le devolvió la vista.

Puedes hablar con tu hijo sobre los verdaderos valores de la Navidad, valores como los de la gratitud, la bondad y la generosidad.

También puedes aprovechar esta leyenda para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Puedes ayudarte de estas preguntas:

  1. ¿Por qué no podía ir el pastorcillo Gabriel a conocer al niño Jesús?
  2. ¿Cómo consiguió llegar hasta el portal de Belén?
  3. ¿Qué milagro hizo el niño Jesús al llegar el pastorcillo hasta allí?
  4. ¿De dónde venía el enigmático sonido de la campana que guió a Gabriel hasta allí?

Tal vez también te interese...

Deja un comentario