Los músicos de Bremen. Cuento para niños de los hermanos Grimm

Un fantástico cuento sobre la cooperación para los niños

‘Los músicos de Bremen’ es uno de los cuentos más populares de los hermanos Grimm. La simpática historia de cuatro animales ya mayores que huyen de sus amos, habla también de valores como el de la cooperación o el de la empatía. Disfruta junto a tu hijo de esta divertida historia.

La divertida historia de Los músicos de Bremen para niños

Cuento para niños Los músicos de Bremen

Había una vez un burro ya anciano, que había trabajado durante toda su vida cargando sacos de harina hasta un molino.

– Ay, ya no puedes con más peso. Estás muy mayor… Tendré que sacrificarte mañana mismo- dijo un día su amo.

El burro, asustado, decidió huir de allí esa misma noche.

– ¡Ya lo tengo!- se dijo el burro- Iré a Bremen, y estudiaré música. Eso es… ¡me convertiré en un gran músico!

Iba el burro pensando en su futuro cuando se encontró, a medio camino, con un perro que andaba muy fatigado.

– ¿Qué te pasa, perro? ¿Por qué jadeas así?- preguntó el burro.

– Porque soy muy viejo y me canso enseguida. Mi amo quiere matarme porque ya no soy capaz de cazar… Así que me escapé de la casa y ahora no sé dónde ir.

– Bueno, pues puedes venir a Bremen conmigo. Pienso estudiar música. Si quieres, podemos formar un grupo: tú puedes tocar el bombo y yo el laúd.

– ¡Es una fantástica idea!- respondió el perro entusiasmado. Y siguió el camino junto al burro.

El burro y el perro encuentran nuevos compañeros

Poco después, vieron acercarse con cara de terror a un gato.

– ¿Qué te pasa, gato?- preguntó el burro.

– ¡Que como no corra más, mi ama me matará! Ha jurado ahogarme porque ya soy muy mayor, y en lugar de cazar ratones, me tumbo a descansar junto a la lumbre…

– Bueno, si no tienes dónde ir, puedes acompañarnos. Vamos a Bremen, para convertirnos en músicos.

– ¡Músicos! ¡Me apunto!- dijo muy contento el gato.

Un poco más adelante, escucharon el grito de un gallo.

– ¿Por qué cantas así si no es el amanecer?- preguntó el burro al gallo.

– Ay, amigo, es que mi amo dijo que ya no sé cantar como cuando era joven, y oí que decía a la cocinera que me echara al puchero… ¡y me escapé! Y ahora ando un poco perdido…

– Pues si quieres, puedes unirte a nosotros. Vamos a Bremen para convertirnos en músicos. Tú tienes buena voz, así que nos vendría muy bien tu compañía.

– Pues no se hable más. Me parece una fantástica idea.

La casa de los ladrones

Pronto anocheció, y los animales, que estaban cansados de andar, decidieron descansar junto a un árbol. Pero el gallo, al subir a las ramas, vio a lo lejos una luz.

– ¡Amigos, creo que cerca de aquí hay una casa! ¿Y si vamos a investigar? ¡Me muero de hambre!

– Sí, puede que encontremos un lugar mejor que este- dijo el burro.

Y los cuatro animales se acercaron a la casa, y al mirar por la ventana, el burro, que era el más alto, vio a cuatro hombres con aspecto de malhechores, alrededor de una mesa repleta de manjares.

– ¡Se están poniendo finos!-dijo el burro- La mesa está llena de apetitosa comida.. ¿Cómo podríamos echarles de la casa? ¡Ya lo tengo! ¡Les asustaremos!

Entonces, el burro apoyó las patas contra el cristal. El perro se subió en su lomo. El gato saltó encima del perro, y el gallo voló para posarse encima del gato. Y a la de tres, el burro dio una coz en la ventana, que se abrió de par en par, y todos empezaron a cantar: el burro rebuznaba, el perro ladraba, el gato maullaba y el gallo cantaba con todas sus fuerzas. Y los bandidos, aterrados ante ese extraño ruido de gritos confusos, salieron corriendo pensando que era un espíritu, ya que solo veían a contraluz, la sombra de un extraño ser.

– Bien- dijo contento el burro- ¡Ya tenemos la mesa para nosotros!

Y los animales comieron todo lo que quisieron.

El regreso de los ladrones a la casa

Después, les entró sueño, y cada uno se fue a dormir a su lugar favorito: el burro, al patio; el perro, detrás de la puerta; el gato junto a la chimenea y el gallo, encima de una percha.

Los bandidos, que se habían escondido tras un árbol cerca de allí, decidieron comprobar si ya no había nadie en la casa:

– Parece que ya no hay luces en la casa… Me acercaré para comprobar si podemos regresar- dijo uno de los ladrones.

Al llegar a la casa, el ladrón vio un brillo junto a la chimenea y se acercó para comprobar qué era. El gato, al sentir su presencia, se asustó, y de un salto comenzó a arañarle la cara. Del susto, el hombre quiso huir, pero tropezó con el perro, que le mordió en la pierna. Ya en el patio, se golpeó con el burro, que del susto le soltó tal coz que casi le manda hasta el árbol disparado. Por si eso fuera poco, el gallo, alertado por el ruido, comenzó a gritar: ‘¡kikirikiiii!’.

El bandido llegó aterrado hasta el árbol en donde estaban sus compañeros y dijo.

– ¡Huyamos de aquí! ¡La casa está embrujada! Al entrar, una bruja me ha arañado la cara con sus largas uñas, y luego un enano me ha clavado un cuchillo en la pierna… En el patio un hombre me ha golpeado con una maza, y ya cuando me alejaba, he escuchado que un juez decía: ‘¡Traedlo aquí!’.

Los ladrones, asustados, se fueron de allí y no regresaron jamás. Por su parte, los animales, decidieron quedarse en esa casa a vivir, hasta el final de sus días. Todos les llamaban ‘los músicos de Bremen’.

Valores que puedes trabajar con este cuento clásico

Los cuentos clásicos también llevan implícitos muchos valores. En este caso:

– El valor de la cooperación.

La empatía.

– El valor del esfuerzo y la valentía.

– La confianza en uno mismo.

Qué nos quiere decir el cuento de los Músicos de Bremen

Con este cuento tan popular sobre unos animales que se ven obligados a buscarse la vida ante la amenaza de ser sacrificados, podemos reflexionar sobre todos estos temas:

Las ventajas de la independencia: Los cuatro protagonistas de esta historia eran animales domésticos que dependían de los humanos. Sin embargo, cuando ellos deciden que ya nos les son útiles, les amenazan con sacrificarlos. La única opción de supervivencia para los animales era independizarse y buscarse ellos mismos la vida. Pronto entenderán que la independencia puede ayudarles a mejorar su calidad de vida. Al fin y al cabo, depender de uno mismo tiene grandes ventajas.

La unión hace la fuerza: Los cuatro animales se sienten unidos por una misma razón, y todos se apoyan y ayudan para salir adelante. Lo mejor de todo es que son capaces de cooperar y organizarse para vencer obstáculos, demostrando así que el trabajo en equipo puede dar maravillosos resultados.

El vínculo que une a los cuatro animales: El vínculo que une a los protagonistas de esta historia no es otro que la empatía. Todos han pasado por la misma situación, y comprenden perfectamente su problema. Por eso deciden caminar juntos y buscar un futuro en compañía.

No te des por vencido… ¡empieza de nuevo!: Los animales tenían dos opciones ante la amenaza de sus amos: o bien se dejaban en manos del destino y no hacían nada o escapaban de la amenaza a pesar del miedo y del riesgo, con la idea de empezar de cero. La valiente decisión de los cuatro animales implica fortaleza, perseverancia, esfuerzo y sobre todo, confianza en uno mismo. Un maravilloso mensaje que viene a decirnos: ‘Ey, no te rindas… ¡siempre podrás encontrar una salida!’.

Preguntas para mejora la atención y la comprensión lectora

Puedes ayudar a tu hijo a mejorar su atención y comprensión lectora. ¿Sabes cómo? Haciendo algunas preguntas al finalizar la lectura. ¿Qué tal estas?:

1. ¿Por qué tuvo que huir el burro del molino?

2. ¿Qué decidió hacer el burro?

3. ¿A qué animales se encontró por el camino?

4. ¿Qué les pasaba a esos animales?

5. ¿Y qué hicieron juntos para asustar a los ladrones que habitaban la casa?

6. ¿Por qué salió aterrorizado de la casa el ladrón que entró para ver si ya no había nadie?

Otros cuentos de los Hermanos Grimm para los niños

Los hermanos Grimm escribieron numeroso cuentos que ahora son todo un clásico. Entre ellos, reconocerás todos estos:

El ganso de oro: Este cuento narra la extraña historia de un joven al que todos llamaban ‘Bobalicón’. Sin embargo, aquel a quien todos consideraban más tonto, tenía un gran corazón, y gracias a su bondad consiguió labrarse un próspero futuro.

Caperucita roja: Este cuento cuenta con varias versiones de diferentes autores y entre ellos, los Hermanos Grimm. Un cuento que habla a los niños sobre la necesidad de no olvidarnos nunca del sentido de la prudencia.

La Bella durmiente: Este cuento, popularizado por Disney, es uno de los clásicos de princesas más conocido. Aquí encontrarás la versión de los Hermanos Grimm.

Blancanieves: Este es otro delos cuentos más famosos de los hermanos Grimm, gracias a las películas que se hicieron a partir de esta historia de una malvada madrastra que envidiaba a su hijastra hasta desear su muerte.

La Cenicienta: Una vez más, los hermanos Grimm tratan la historia de una princesa, o en este caso, una humilde muchacha, cuya bondad será premiada.

Deja un comentario